Comunidad inmigrante rechaza comunicado de ACLAI

(Alex Mac kenzie).- Exiliado, poéta, y líder de la Asociación Cultural Latinoamericana de Inmigrantes (ACLAI) asentada en Euskadi, Chamba Payés, o «Txanba Payés» tal cual firma regularmente en el diario proetarra GARA, manifiesta en un comunicado de prensa -publicado precisamente en el mencionado rotativo- el apoyo de su asociación a la causa abertzale.

«No todos los latinoamericanos somos becerros de tres al cuarto que sólo saben berrear» manifiestan en el comunicado la Asociacioón Cultural Latinoamericana de Inmigrantes.

Y a continuación añaden: «Nos quieren hacer creer que trabajar con ustedes es ser «terrorista», a nosotros no nos van a engañar. Sabemos que es el mismo discurso de los fascistas que prohíben a las personas que manifiesten su forma de pensar, y prohíben organizaciones culturales, periódicos, en definitiva, diferentes formas de pensar».

El artículo está firmado por Susana Castro, Txanba Payés (natural de El Salvador) y Neto Biya, y dicen hablar en nombre de ACLAI, la Asociación Cultural Latinoamericana de Inmigrantes. Dicho colectivo, afincado en Bilbao, aparece registrado en el Boletin Oficial del País Vasco en abril de 2004, aunque ya en 2002 organizaban eventos para la «normalización de la cultura vasca y la convivencia multicultural». Y en su idiosincrasia está el escribir cosas como estas.

«Como latinoamericanos que hemos llegado a vivir y trabajar en Euskal Herria queremos dejar clara nuestra postura de compromiso desde la solidaridad con el pueblo vasco».

Hablan del «pequeño país» con el que se solidarizan, y establecen un paralelismo delirante entre la «opresión» de Euskadi y la colonización del continente americano; cómo no, en ambos casos a manos de los feroces invasores españoles.

Asociaciones de lnmigrantes cargan contra ACLAI

Periodista Latino se puso en contacto con dirigentes de otras asociaciones de inmigrantes en España, quienes manifestaron su total rechazo al comunicado de ACLAI. Por otra parte un connotado dirigente latinoamericano, que prefirió mantener el anonimato, declaró: «Esa Asociación afincada en Euskadi no representa a nadie. No son nada».

Lo que no recuerdan, quizá, los miembros de esta «asociación», es que el atentado de ETA mató a dos compatriotas iberomaericanos, dos personas que hoy no están con nosotros, dos personas que trabajaban y que no vivían «del cuento» como algunos, y que si pudieran levantar cabeza verían con indignación la farsa que se montan estos iluminados que dicen representar a un colectivo que hoy por hoy no está para bobadas de tres al cuarto.

Aquí unos enlaces en los cuales el dirigente de ACLAI escribe (toda una declaración de intenciones rayando con lo esperpéntico) en el diario GARA, y firma al alimón con dirigentes de Batasuna, área de Migración. De seguro quedará para la historia de las hemerotecas. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=21469
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=39231

Comunicado de ACLAI en GARA

Somos inmigrantes, cuenten con nosotros

Frente a la muerte, sólo queda acompañar en el dolor a las familias de Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio. En silencio solidario, cada uno de nosotros acompañamos a los familiares y al pueblo ecuatoriano, como trabajadores e inmigrantes que somos. Dicho esto: Como latinoamericanos que hemos llegado a vivir y trabajar en Euskal Herria queremos dejar clara nuestra postura de compromiso desde la solidaridad con el pueblo vasco. Somos conscientes de la realidad política cultural y lingüística que vive este pequeño país y por eso nos solidarizamos con él.

América Latina, quienes venimos de aquel continente, sabemos muy bien lo que es que se pisoteen los derechos como pueblos. Quienes nos invadieron, pisotearon nuestra cultura y nuestras lenguas. No hace falta decir en qué nombre se hizo tanto etnocidio y genocidio en el continente que muchos conocemos como América Latina. De esa realidad partimos muchos de los que estamos llegando a Euskal Herria. Por tanto, nos solidarizamos con el pueblo vasco y queremos trabajar con ellos para que este pequeño país viva y siga teniendo futuro como nación. Porque venimos de un continente, de pueblos humildes, pero que están luchando por pensar y construir en sus países alternativas sociales, más justas y solidarias.

Les decimos, pues, que cuenten con nosotros, que somos muchos los latinoamericanos que queremos trabajar con ustedes. Que somos muchos los latinoamericanos que ya nos sentimos parte de este pueblo. Queremos que cuenten con nosotros, queremos que ustedes ­movimientos sociales, culturales y políticos­ y nosotros lo hagamos posible. Entre su realidad y la nuestra, entre su identidad y la nuestra podemos construir un pueblo en que todos seamos iguales, porque nos unirá una misma cultura. Queremos que nuestros hijos que ya viven aquí tengan un futuro, como el de cualquier vasco, por esa razón, nuestros hijos e hijas también hablan y hablarán euskera.

Nos quieren hacer creer que trabajar con ustedes es ser «terrorista», a nosotros no nos van a engañar. Sabemos que es el mismo discurso de los fascistas que prohíben a las personas que manifiesten su forma de pensar, y prohíben organizaciones culturales, periódicos, en definitiva, diferentes formas de pensar. Sin embargo, nosotros sabemos desde hace mucho que todo eso son pusilánimes mentiras. Obtusas mentiras que pretenden engañar con bonitas e inicuas palabras a personas como el que leyó el comunicado, de una supuesta asociación que hasta hace bien poco desconocíamos y decía hablar en nombre de quién sabe quién.

Desde aquí queremos dejar constancia de que no todos los latinoamericanos somos becerros de tres al cuarto que sólo saben berrear. Nos negamos a seguir consignas racistas y xenófobas. No queremos que nos manipulen ni nos digan hasta lo que debemos pensar.

Susana Castro, Txanba Payés y Neto Biya – En nombre de la Asociación Cultural Latinoamericana de Inmigrantes (ACLAI)

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído