Poeta argentino Juan Gelman recibe el Premio Cervantes

Poeta argentino Juan Gelman recibe el Premio Cervantes

El poeta argentino, Juan Gelman reclamó hoy en su discurso de entrega del Premio Cervantes el cierre de las heridas y rescate de la ‘memoria histórica’ para poder «limpiar el pasado» y abrir las puertas a la «verdad» y la «justicia».

(Europa Press).-En el transcurso de un solemne acto, presidido por los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (que este año conmemora su quinto centenario), Gelman manifestó que «las heridas aún no están cerradas. Laten en el subsuelo de la sociedad como un cáncer sin sosiego. Su único tratamiento es la verdad», indicó tras recibir de manos del Rey Juan Carlos la medalla y la escultura que lo acreditan como ganador del galardón.

«Hoy celebro una España que no acepta las aventura bélicas y rompe clausuras sociales que hieren en la intimidad de las personas. Hoy celebro una España empeñada en rescatar su memoria histórica como único camino para construir una conciencia cívica sólida que abra las puertas al futuro.» «Ya no vivimos en la Grecia del siglo V antes de de Cristo en que los ciudadanos obligados a olvidar por decreto. Esa clase de olvido es imposible. Bien lo sabemos en el Cono Sur», dijo.

«Sospecho que no pocos de quienes preconizan la destitución del pasado en general, en realidad quieren la destitución de su pasado en particular», aclaró.

LA MUERTE EN EL MUNDO

Acompañado de los Reyes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, y numerosas personalidades del mundo de la cultura y la política, Gelman habló de la muerte en Occidente y de la aparición del concepto de «muerte a distancia» en lugares como Hiroshima, cuando el coronel Paul Tobbets apretó un botón y «aniquiló a 200.000 civiles». Pero hoy la muerte sigue acechando a miles de civiles y el Premio Cervantes se refirió a Irak: «La muerte se ha vuelto anónima y hay algo peor: hoy mismo centenares de miles de seres humanos son privados de la muerte propia. Así se da en Irak», criticó.

Para el poeta argentino, Don Quijote supo ver esta «muerte a distancia», «cada vez más segura para el que mata, cada vez más terrible para el que muere» y la muerte llega hoy también -según recordó Gelman- «hospitalizada con un cortejo de silencios y mentiras».

En su discurso el poeta argentino, que ha vivido en sus carnes la tragedia de los muertos y desaparecidos durante la dictadura argentina, subrayó la desaparición de 30.000 personas durante la dictadura militar. «Cabe señalar que la palabra desaparecido es una sola pero encierra cuatro conceptos: el secuestro de ciudadanos y ciudadanas inermes, su tortura, su asesinato y la desaparición de sus restos en el fuego, en el mar o en el suelo ignoto. El Quijote me abría entonces manantiales de consuelos», recordó.

En esta misma línea explicó también el particular significado que tuvieron para él los versos de Santa Teresa y San Juan de la Cruz en el exilio. «Su lectura desde otro lugar me reunió con lo que yo mismo sentía, es decir la presencia ausente de lo amado, Dios para ellos, el país del que fui expulsado para mi y cuanta compañía me brindaron».

DEVOTO DE CERVANTES

Gelman se confesó devoto de Cervantes, quien dijo, inventó la primera «novela moderna que contiene y es madre de todas las novedades posteriores, de Kafka a Joyce». «Su modernidad no se limita a un singular universo literario. La más humana es un espejo en el que podemos aún mirarnos sin deformaciones en este siglo XXI», declaró.

También se describió como un devoto de la poesía, «hoy premiada» y calificó este género de «doncella tierna y de poca edad y en todo extremo hermosa para don Quijote, doncella que, dice Cervantes en ‘Viaje al Parnaso’, puede pintar en la mitad del día, la noche y en la noche más oscura el alba bella que perlas cría…».

Pero Gelman también tuvo un hueco en su discurso para el amor, porque el Quijote es una gran «novela de amor, de amor imposible, del amor a un mundo más humano nunca visto y torpemente entrevisto, el amor a una mujer que no es y a una justicia para todos que no es. Son amores diferentes pero se juntan en un haz de fuego», manifestó.

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído