Betancourt: «Esto es un milagro»

Betancourt: "Esto es un milagro"

(PD).-Las primeras palabras de Ingrid Betancourt tras llegar a la Base Militar de Catam, en Bogotá, han sido para dar las gracias por este «milagro». Así ha calificado la ex candidata presidencial al rescate de 15 rehenes secuestrados por las FARC. Betancourt calificó de «perfecto» el operativo y ha pedido a los colombianos que tengan «fe» en su Ejército para llegar a la paz.

Ingrid Betancourt y los doce rehenes liberados por el Ejército de Colombia en la Operación Jaque aterrizaron a las 00.15 (hora española) en la Base Militar de Catam, en Bogotá. La primera imagen de Betancourt libre ha sido la del emotivo abrazo que dio a su madre, quien la esperaba en el aeródromo. La ex candidata presidencial tiene un aparente buen estado de salud y se mostró en todo momento serena.

Nada más llegar a la base, Betancourt, con chaleco y gorros militares, pudo llamar a sus hijos desde un teléfono que le facilitaron. Su familia viajó desde Francia a Colombia en un avión facilitado por el presidente francés Nicolás Sarkozy.

Betancourt habló al pie del avión que la trajo a Bogotá con doce de los quince liberados, y aseguró que no olvidará a quienes siguen secuestrados, para lo cual tendrá el apoyo del presidente galo.

«Con el presidente Sarkozy vamos a seguir luchando por la libertad de los que quedaron cautivos», dijo Betancourt, quien agregó que si la liberación no se consigue por la vía de la negociación, hay que tener «confianza en las Fuerza Militares» colombianas.

Betancourt y los policías y militares que fueron rescatados agradecieron a Dios, a la Virgen, al Gobierno, a las Fuerzas Militares y al pueblo colombiano por su liberación, pese a que los familiares de la dirigente política siempre se opusieron a un rescate militar, opción defendida por el mandatario colombiano, Álvaro Uribe.

«Gracias al Ejército mío, de mi patria Colombia, gracias por la impecable operación (de rescate), la operación fue perfecta», manifestó la ex candidata presidencial.

Ingrid describió el momento en el que les dijeron que estaban libres. «Subimos al helicóptero y nos dijeron que nos pusiéramos unas chaquetas blancas, a lo que yo me negué. En ese momento ví al comandante, que fue tan déspota, atado». Más tarde, les dijeron «Somos el Ejército nacional. Ustedes están libres» y empezaron a festejarlo. Fue un «milagro», en palabras de Betancourt.

Los quince rescatados formaban parte del grupo de cuarenta políticos, extranjeros, policías y militares que las FARC tenían en su poder y que pretendían canjear por unos 500 guerrilleros presos. Ingrid quiso dar las gracias también a sus compañeros militares, que durante todo este tiempo fueron su «familia», especialmente a William Pérez, su «enfermero», ya que, gracias a él, «sigo viva».

Los únicos que no llegaron a Bogotá fueron los estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, quienes -según el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos- ya viajaron a su país.

Betancourt también hizo algunos comentarios en francés, dio las gracias a Francia, así como a la comunidad internacional y a la prensa por lo que definió como «esta victoria».

Se le quebró la voz al recordar a su padre Gabriel Betancourt, fallecido en 2002, pocos meses después de su secuestro.

La política relató cómo fue la «Operación Jaque» que llevó a su rescate en un paraje selvático entre los departamentos de Guaviare y Vaupés (sureste), algunos de cuyos momentos definió como «surrealistas».

Contó que sintió «mucha lástima» cuando en el helicóptero que los rescató vio tendido en el suelo y con los ojos vendados al jefe guerrillero que los vigiló durante más de cuatro años, y a quien definió como «tan cruel, tan humillante, tan déspota».

«Este es un triunfo del señor presidente de la República, de los señores ministro de Defensa, de los señores líderes militares», señaló el teniente del Ejército Raimundo Malagón.

El sargento segundo José Ricardo Marulanda, también del Ejército, envió «un millón de saludos a todos los soldados, a los 200.000 soldados que están en las montañas de Colombia defendiendo la democracia».

Algunos enviaron mensajes de esperanza a quienes siguen secuestrados y el sargento segundo del Ejército Erasmo Romero dijo estar feliz de haberse librado de las «injustas e infames cadenas del secuestro».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído