Chávez reconoce que utilizó a sus servicios secretos para boicotear la venta del Banco de Venezuela

Chávez reconoce que utilizó a sus servicios secretos para boicotear la venta del Banco de Venezuela

(PD).- Con el estilo bravucón y mafioso que le caracteriza, Chávez ya empieza a dar los detalles de la nacionalización de la filial del Banco Santander. El presidente venezolano reconoce que utilizó a sus servicios de inteligencia para hacerse con una copia del contrato que el banco había firmado con un empresario privado y le dio «luz roja».

El Gobierno de Hugo Chávez ha ofrecido 1.200 millones de dólares (algo más de 776 millones de euros al cambio actual) por la compra del Banco de Venezuela, filial del Grupo Santander en el país sudamericano, según informa el diario “El Nacional” de Caracas. Sin embargo, según el citado periódico, el Grupo Santander no está dispuesto a vender la entidad bancaria -la tercera más importante del país-, por menos de 1.800 millones de dólares (algo más de 1.164 millones de euros al cambio actual).

Santander negocia desde la semana pasada la venta de su filial al Estado venezolano, operación que podría cerrarse de forma inminente ante el interés de ambas partes de llegar a un acuerdo satisfactorio, según fuentes financieras consultadas por Europa Press. De hecho, el grupo que preside Emilio Botín lleva un tiempo intentando cesar sus negocios en el país, debido a la escasa estabilidad en la legislación, a pesar de que obtuvo en Venezuela un beneficio atribuido de 179 millones de euros en 2007.

Por su parte, Hugo Chávez explicó en Buenos Aires que el vicepresidente venezolano, Ramón Carrizalez, mantuvo el lunes en Caracas una reunión con directivos del Santander que fue «excelente, extraordinaria» y con buena «disposición». «Se vislumbra un pronto acuerdo», «vamos a recuperar el Banco de Venezuela», agregó el mandatario venezolano.

El Banco de Santander estaba tratando de vender su filial venezolana «a la calladita», dijo Chávez, que explicó que cuando se enteró de la operación del grupo financiero español, a través de fuentes de la inteligencia, ordenó investigar y consiguió el preacuerdo que se había alcanzado.

Fuentes de inteligencia me dicen, mira (…) mando investigar, indagar un poco, no fue muy difícil conseguir la información, y me traen copia del preacuerdo que ya habían firmado, así que yo tengo el precio que ya habían preacordado.

«Incluso el banquero venezolano iba a pagar casi todo en bonos, puro papel», comentó Chávez, que apuntó que el interesado en la compra «había dado un dinero» y «parece que lo pierde», pero «no es mi culpa, yo soy inocente», dijo guaseángose del empresario. En Venezuela, añadió, para que una transacción de ese tipo salga adelante «se requiere que el gobierno de luz verde, yo le puse luz roja».

«El Estado quiere comprarlo y listo», concluyó el presidente venezolano, que lamentó que desde algunos sectores se haya «tratado de alborotar» la operación de compra por parte del Estado cuando se trata de un «acuerdo amistoso».

El Santander se hizo con el control del Banco de Venezuela, el más antiguo del país suramericano, en diciembre de 1996 con la compra del 80 por ciento de las acciones en una subasta por 301,1 millones de dólares. Posteriormente adquirió otro 13 por ciento de las acciones, mientras el restante se distribuyó entre personas privadas.

A 30 de junio pasado, la filial -que analistas valoran entre 1.200 y 1.900 millones de dólares- contaba con 285 oficinas y tres millones de clientes y, según datos de los sindicatos del Santander en España, trabajan en ella 4.565 empleados. El Banco de Venezuela obtuvo un beneficio neto atribuido de 171 millones de dólares hasta junio, el 29 por ciento más que en el mismo periodo de 2007.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído