Amnistía Internacional expresa su «preocupación» por la violencia en Tacna

Amnistía Internacional expresa su "preocupación" por la violencia en Tacna

Amnistía Internacional (AI) expresó ayer su preocupación por la violencia que se ha desatado en la ciudad sureña peruana de Tacna, donde en los últimos días se han enfrentado manifestantes y policías con un saldo de, al menos, dos muertos.

Un comunicado del organismo indicó que la violencia ha llevado a la declaración del estado de emergencia (excepción) en esa zona, donde se han suspendido los derechos constitucionales y el control de la seguridad ha pasado a manos de los militares.

«Los reportes recibidos hasta el momento indican que dos personas han muerto y cerca de 60 están heridas, incluyendo policías, a causa del conflicto», enfatizó el organismo internacional.

El reporte citó información del representante de la Defensoría del Pueblo en Tacna, quien señaló que 16 civiles se encuentran actualmente hospitalizados, y que entre 15 y 20 policías heridos han sido trasladados a Lima.

«De acuerdo a la Defensora del Pueblo, Beatriz Merino, hay también 89 detenidos, incluyendo menores de edad, aunque el representante local de la Defensoría ha declarado a Amnistía Internacional que esta cifra cambia constantemente cuando nuevas personas son arrestadas y otras son liberadas», puntualizó.

AI reconoció «las dificultades que afrontan las autoridades al tratar con protestas que incluyen actos de violencia» y remarcó «el deber de la policía de mantener la ley y el orden».

«Sin embargo, la policía también tiene la obligación de proteger a la población y de hacer uso de la fuerza solo cuando es estrictamente necesario y requerido para cumplir con su deber», acotó.

El organismo invocó a que se siga el Código de Conducta para Funcionarios Encargados de hacer Cumplir la Ley de las Naciones Unidas.

Este código «establece que los funcionarios siempre deben cumplir con las obligaciones impuestas por ley, sirviendo a la comunidad y protegiendo a las personas contra actos ilegales, en concordancia con la gran responsabilidad requerida por su profesión».

Amnistía Internacional también reconoció que los manifestantes tienen el derecho a ejercer su libertad de expresión y asociación, pero esto debe hacerse «sin recurrir a la violencia».

Pidió, en ese sentido, a las autoridades locales de Tacna que se pronuncien en contra del uso de la violencia de los manifestantes.

«Amnistía Internacional insta a las autoridades a responder a las protestas en curso con un uso proporcionado de la fuerza y a investigar los casos denunciados de uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, así como los actos violentos cometidos por los manifestantes», concluyó la nota del organismo.

La ciudad de Tacna, en el extremo sur peruano, vivió hoy una jornada de tensa calma, mientras se enterraban a las dos víctimas de los últimos disturbios, entre ellos un bebé de cinco meses.

Tacna, con sus autoridades regionales al frente, lleva ocho días levantada en un paro cívico en protesta por la aprobación en el Congreso de una ley que modifica la distribución del «canon minero», la parte que las regiones reciben del Estado por las rentas obtenidas por la explotación de los recursos mineros. EFE

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

PERFUMES Y FRAGANCIAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído