LOS GUERREROS DE XIAN

¿Qué inconfesable secreto ocultan los guerreros de terracota chinos?

Se le conoce como la octava maravilla del mundo. El ejercito de terracota son miles de esculturas de tamaño natural, formada por guerreros, carros y caballos.

Los Guerreros de Xian o Ejército de terracota, es uno de los hallazgos más impresionantes del siglo XX.

Está formado por nada menos que ocho mil figuras de guerreros y caballos a tamaño real, enterradas junto al emperador Quin Shi Huang.

El porqué del los Guerreros de Xian sigue siendo un misterio, pero todo apunta a que el emperador Quin Shi Huang dedicó 38 años de su vida a construir el que sería su mausoleo.

En el techo se reprodujo la cúpula celestial, mientras que debajo los artesanos del imperio construyeron un modelo de la tierra que conocían. De esta forma, el emperador tendría un lugar donde gobernar en el más allá.

Por otro lado, se cree que este ejército fue esculpido por artistas procedentes de Grecia que viajaron a China antes incluso que Marco Polo.

No solo porque las figuras están hechas a tamaño real, cuando las que representaban a los seres humanos en el país no superaban los 20 centímetros; sino que se ha descubierto ADN europeo entre los esqueletos de las personas que trabajaron para el emperador.

Curiosidades de los Guerreros

1. Un ejército de más de 8.000 guerreros
Lo primero que llama la atención del ejército de terracota es su elevado número de soldados. En total, a día de hoy se han desenterrado más de 8.000 estatuas. Sin embargo, los arqueólogos están convencidos de que todavía hay más esculturas que esperan bajo tierra el momento adecuado para ser desenterradas, ya que se trata de un proceso delicado y los científicos quieren hacerlo con la mayor seguridad posible para garantizar su buen estado de conservación.

2. Figuras a tamaño real
Otro de los aspectos que más llama la atención del ejército de terracota es que las figuras están elaboradas a tamaño real. De media, las estatuas representan a hombres que tendrían una altura entorno a 1,80 metros, lo que, para la época, era una altura considerable. Probablemente, esto se debe a su labor militar, ya que hombres de mayor altura y gran envergadura serían más fieros en la batalla.

3. Ninguna de las estatuas es igual a otra
Una de las características más llamativas de los guerreros de terracota es que cada estatua es diferente, teniendo sus propios rasgos faciales y corporales, así como los elementos relativos a la indumentaria y a las armas que portaban, lo que hace pensar que se fabricaron de forma artesanal una a una.

4. Figuras de chicos jóvenes
Otra de las características más interesantes de los guerreros de terracota es que, además de ser todas las figuras diferentes, también representan figuras de distintas edades, desde chicos jóvenes que acabarían de empezar la instrucción militar, a figuras de ancianos. Los expertos creen que el servicio militar chinocomenzaría, en aquella época, en torno a los dieciocho años, por lo que, algunas figuras que aparecen sin barba, deberían representar a chicos jóvenes de dieciséis o diecisiete años, posiblemente hijos de generales, que comenzarían su carrera militar desde muy pequeños.

5. Las estatuas están elaboradas por partes
Todos los guerreros de terracota están desarrollados por partes. Es decir, que los artesanos hacían cada parte del cuerpo por separado y luego la juntaban al resto. Esto permitía apurar más los detalles en la elaboración de cada una de las piezas, así como diferenciar cada una de ellas, ya que no se usarían moldes de forma generalizada.

6. El ejército de terracota también cuenta con caballos
Uno de los aspectos más sorprendentes del ejército de terracota, a la vez que de los más desconocidos, es que, además de los propios guerreros, también han aparecido esculturas de caballos. Estos caballos serían usados en la batalla por los generales y el alto mando militar, por lo que permite identificar a las figuras que los acompañan como los militares de más alto rango.

7. Los guerreros de Xian
Aunque el ejército de terracota es patrimonio de toda China, se los conoce popularmente como los guerreros de Xian, ya que las esculturas aparecieron enterradas a 33 kilómetros de esta ciudad china.

8. Un ejército dividido en varios fosos y excavaciones
Aunque no es un dato muy conocido, la realidad es que los guerreros no aparecieron todos juntos. De hecho, se puede dividir la ubicación de las estatuas en tres fosos diferentes, que se situarían a varios metros entre sí, lo que hace pensar que estaban, además de en posición de formación, representando un campamento militar.

9. Tenían la función de defender al emperador en la otra vida
El objeto de los guerreros de terracota era el de proteger al emperador Qin Shi Huang, el primer emperador de China, en la otra vida. En la antigüedad, se creía quesi a los muertos se les enterraba acompañados de riquezas y objetos de valor, estos podrían seguir usándolos en la otra vida. De este modo, cuando el emperador falleció, sus contemporáneos debieron pensar que, entregándole un ejército de 8.000 soldados de terracota, el emperador podría seguir dirigiéndolos en el mundo del más allá, igual que había hecho en vida.

10. Fueron descubiertos en 1974 de forma casual
El hallazgo del ejército de terracota es relativamente reciente. Se descubrieron en el año 1974 de forma completamente casual, cuando se iniciaron unas obras que iban a estar destinadas a la canalización del agua en la zona.

11. Las estatuas estaban pintadas de colores vivos y llamativos
Aunque hoy en día las estatuas de los guerreros de Xian luzcan en color terracota, en origen, se sabe que estaban pintadas con colores y, además, que se trataba de colores con pigmentos muy intensos. Sin embargo, estas pinturas se oxidan con facilidad al contacto con el aire y, en consecuencia, actualmente han perdido prácticamente toda la pintura original que tenían.

12. Los guerreros de terracota se abrieron al público en 1979
Aunque los arqueólogos empezaron a excavar la zona en 1974, no fue hasta el año 1979 cuando el público general tuvo acceso al descubrimiento, lo que permitió que se difundieran mucho más allá de las pocas fotografías que habían salido publicadas hasta entonces en los periódicos.

13. Un museo en el mismo lugar donde se encontraron
De hecho, para permitir el acceso ordenado de los turistas a la excavación, así como para conservar las propias estatuas, se ha instalado un techo que cubre toda la zona. Esto permite que las estatuas se conserven en su lugar de origen y, al mismo tiempo, sean visibles y estén protegidas.

14. El mausoleo del emperador Qin Shi Huang
Aunque el ejército de terracota es lo más conocido de este yacimiento arqueológico, no debemos olvidar que la función de este ejército era proteger la tumba del emperador Qin Shi Huang. Esta tumba está a pocos kilómetros de donde se encuentran las estatuas y, aunque la cámara funeraria todavía no ha sido descubierta, sí que se ha podido comprobar que se trata de un mausoleo que es un auténtico palacio subterráneo y que, entre los aspectos más interesantes, cuenta con un mapa de la China de la época que está rodeado por un mar de mercurio que emula el océano real.

15. Premio Príncipe de Asturias en 2010
La envergadura del trabajo arqueológico realizado para desenterrar y estudiar el ejército de terracota ha sido tal que, en el año 2010, los arqueólogos descubridores, con la científica Xu Weihong a la cabeza del equipo, recibieron el Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales por su descubrimiento.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído