Jiménez y Liriano lanzan dinamita; Doumit sonó el bate y Rays se afianzan

Jiménez y Liriano lanzan dinamita; Doumit sonó el bate y Rays se afianzan
. Agencia EFE

El abridor dominicano Ubaldo Jiménez acaparó los reflectores sobre el montículo al imponer marca de equipo y alzarse como líder de triunfos en las Grandes Ligas, mientras que su compatriota Francisco Liriano también mantuvo su invicto dominando desde la lomita con su serpentina.

Pero también correspondió al receptor Ryan Doumit hacer sonar el bate con grand slam; los Rays consiguen la mejor marca en las mayores; al guardabosques venezolano Carlos González le faltó jonrón para completar el ciclo, y el abridor derecho Chris Carpenter celebró su cumpleaños 35 con una victoria.

Jiménez amplió a 22 entradas y un tercio su racha sin permitir carreras para llevar a los Rockies de Colorado a un triunfo por 12-1 sobre los Cascabeles de Arizona.

En la lomita Jiménez (5-0) se coloca como líder en las mayores en el apartado de triunfos, seguido de Roy Halladay, de los Filis de Filadelfia; Tim Lincecum, de los Gigantes de San Francisco, y de Mike Pelfrey, de los Mets de Nueva York, con cuatro cada uno.

En el lapso de 22 entradas y un tercio sin aceptar anotación, el dominicano ha conseguido seis blanqueadas.

Esa racha de Jiménez es más amplia en la historia de la franquicia, y superó los 20 episodios de Denny Neagle en el 2002, y que empató Franklin Morales en el 2007.

Mientras que a su compañero el guardabosques venezolano González le faltó un vuelacercas para completar el ciclo en los turnos al bate.

González, que impulsó cinco, pegó doble remolcador de dos en el primero; en la segunda conectó triple entre los jardines central e izquierdo, para remolcar otras dos, y sencillo en el tercero para producir otra.

El venezolano pegó 3 de 5, remolcó cinco y anotó una para dejar en .342 su promedio de bateo.

También luciendo desde lo alto del montículo, Liriano lanzó ocho episodios y llevó a los Mellizos de Minnesota a una victoria por 2-0 sobre los Tigres de Detroit.

Liriano (3-0), que ha lanzando al menos seis episodios en sus últimas cuatro salidas, permitió cuatro imparables, dio una base y ponchó a 10 bateadores.

El dominicano superó a 28 enemigos con 11 envíos, 74 perfectos, y dejó en 0,93 su promedio de efectividad.

Si en la lomita brilló la serpentina latinoamericana, el receptor Doumit se encargó de imponer el poder del bate al pegar grand slam y dar a los Piratas de Pittsburgh una victoria por 7-3 sobre los Cerveceros de Milwaukee.

Doumit (2) vació la casa en el noveno episodio al pegar por el jardín derecho contra Travis Hoffman, con un «out» en la pizarra, para irse de 3-5, remolcó cuatro carreras y anotó dos para dejar en .286 su promedio con el bate.

El dominicano Ronny Cedeño (2), que pegó antes de Doumit, descontroló a Hoffman al sacarle la pelota entre los jardines izquierdo y central, sin gente en los senderos.

Si Jiménez se afianza como líder en triunfos, los Rays de Tampa Bay, que vencieron 8-6 a los Atléticos de Oakland, consiguieron la mejor marca de la competición.

Los Rays, líderes en la División Este de la Liga Americana, mejoraron su marca a 15-5 para la mejor actual en las mayores.

Su triunfo iguala el número que tuvieron en inicio de campaña hace dos temporadas, cuando llegaron a la Serie Mundial.

La nota positiva la dio el abridor Carpenter, que celebró su cumpleaños 35 con una victoria, apoyado por el receptor puertorriqueño Yadier Molina, que remolcó el triunfo de los Cardenales de San Luis, que derrotaron 5-4 a los Bravos de Atlanta.

Carpenter (3-0), que mejoró su marca a 4-0 en sus últimas ocho salidas desde la temporada pasada, tuvo un festejo de cumpleaños triunfal en seis episodios, permitió tres imparables, dos carreras, dio tres bases y ponchó a cuatro.

También con brazo protagonista destacó el abridor venezolano Johan Santana, que en seis episodios llevó a los Mets de Nueva York a un triunfo por 4-0 sobre los Dodgers de Los Ángeles.

Santana realizó 115 lanzamientos, 77 perfectos y dominó a 25 enemigos para dejar en 2,08 su promedio de efectividad.

Igual que Santana estuvo el cubano Liván Hernández, que en siete episodios llevó a los Nacionales de Washington a un triunfo por 3-1 sobre los Cachorros de Chicago.

Hernández (3-1), sigue lanzando sólido después de que el año pasado no fue una de sus mejores temporadas, y deja a los Nacionales con marca de 11-10, que iguala su mejor registro desde el 2005.

El cubano aceptó seis imparables, una carrera, dio una base y ponchó a uno. Hernández hizo 99 envíos, 62 perfectos y dominó a 28 para dejar en 0,87 su promedio de efectividad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído