Seis azafatas, de Mexicana de Aviación, se han sometido a una sesión de fotos de altos vuelos para la misma revista

Las azafatas más sexys aterrizan en la portada de Playboy México

"Aceptamos posar para Playboy porque es una revista elegante y de las mejores de México", señalan

A la hora de la verdad, casi no llevan ropa. Solo unos ligueros, medias de rejilla y altísimos tacones, sin más. Bajo el título de "Aeromozas mexicanas, vuelan en primera clase"

Después de que su vídeo promocional de Playboy tuviera más de cien mil visitas, las seis irresistibles azafatas, de la empresa Mexicana de Aviación, se han sometido a una sesión de fotos de altos vuelos para la misma revista, convirtiéndose así en auténticas celebrities de pasarela. Como aperitivo, tenemos la portada.

«Aceptamos posar para Playboy porque es una revista elegante y de las mejores de México; las fotos no ofenden a nadie y es una manera de mostrar a la mujer de una forma muy elegante y lo que queremos es trabajar», señaló Rosa María Arcos, una de las azafatas protagonistas.

Ahora, casi tres meses después de que el vídeo saliera a la luz, Playboy da a conocer la sensual portada en la que aparecen seis irresistibles azafatas de altos vuelos, todas ellas ataviadas con los típicos complementos de su profesión: pañoleta al cuello y sombrerito con tres estrellas doradas).

Pero eso sí, a la hora de la verdad, casi no llevan ropa. Solo unos ligueros, medias de rejilla y altísimos tacones, sin más. Bajo el título de «Aeromozas mexicanas, vuelan en primera clase», posan de esta guisa las seis protagonistas de la manera más sensual y provocativa que ellas saben.

Todo esto se remonta a cuando las azafatas se quedaron en el paro tras el cierre de la aerolínea mexicana. Así que decidieron hacer un calendario para llamar la atención sobre su problema de desempleo. «Recuperamos la inversión y procuramos que estuviera enfocado a ayudarnos un poco y a quien se uniera a la causa. Lo que queremos hacer ahora es seguir trabajando, porque nuestro futuro es incierto», señalo una de ellas.

Además, todas han asegurado que su intención nunca fue convertirse en modelos: «Más allá de un cuerpo o una cara bonita, es una manera pacífica para hacernos presentes». Su objetivo es regresar a su profesión: «Todas tenemos la esperanza de volver a volar».

Sin embargo, el destino las ha llevado cada vez más lejos de su oficio de azafatas y más cerca del de posar ante los objetivos de las cámaras fotográficas. De momento, Playboy tiene grandes expectativas en cuanto a la venta de este número.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído