Correa pretende acallar a toda la prensa crítica con su mandato

El Universo de Guayaquil celebra sus 90 años con la mordaza presidencial

El Universo de Guayaquil celebra sus 90 años con la mordaza presidencial
César Pérez, subdirector de El Universo de Guayaquil.

El Universo de Guayaquil cumplió 90 años el 16 de septiembre de 2011. En lugar de celebrar, sus propietarios, los hermanos Carlos, César y Nicolás Pérez, tuvieron que asistir a una audiencia -que duró diez horas en la Corte de Justicia del Guayas- para defender su derecho a opinar. Los empleados no se quedaron atrás y se turnaron para acompañarlos desde la calle. Juzgue usted… Las portadas de los diarios del Ecuador son de colección: los diarios que no son El Universo abren con El Universo y sus directivos –90 años en la calle-.

Cuenta El Universal que:

En la puerta de acceso a la planta y al edificio del periódico, el cartel de El Universo está atravesado por un gigantesco crespón negro. Hay duelo en su interior. Algo en el periodismo ecuatoriano se murió cuando el presidente Rafael Correa denunció y consiguió una condena en primera instancia contra el periodista Emilio Palacio y tres miembros del directorio del rotativo de mayor tiraje del país, los hermanos Carlos, César y Nicolás Pérez. Todo por un artículo de opinión que no fue de su agrado.

El juicio sigue su curso y Correa con su ofensiva, mientras en el periódico su subdirector, César Pérez, recibe a EL UNIVERSAL-Denuncia acoso prensa Ecuador– para una entrevista. La redacción trabaja normalmente, aunque nadie es ajeno al hecho de que el gran ojo del gobierno está dirigido a ellos.

A lo largo de la entrevista, Pérez se muestra consciente de estar viviendo en un absurdo y elige un ejemplo para explicarlo:.

Esto es como demandar a la Smith & Wesson por todos los muertos que se matan con las armas que fabrican. En 2007, cuando el presidente inicia su mandato, se demoró tres semanas para que comenzara la mala relación con los medios. El periódico siempre guardó un espacio especial o preponderante en la consideración presidencial en sus ataques a la prensa. Llevamos cuatro años de campaña insistente en sus «sabatinas» (programas de radio presidencial). Creo que no hubo ninguna en la que no se haya referido a la prensa, en que la que no haya un ataque, una agresión o un insulto o un mensaje a la prensa.

La mala relación con el presidente es permanente. Recuerde que ahora cuando estuvo en la posesión del nuevo gobierno en Perú le dijo al presidente (Ollanta Humala), si tu quieres cambiar un país entonces debes pelearte con la prensa.

Con la pauta publicitaria. El Telegrafo, el periódico oficial (un símil de lo que alguna vez fue El Nacional en México), recibe tres o cuatro veces más de lo que reciben El Universo o El Comercio de Quito. Un periódico que por mucho tiempo fue regalado, de acuerdo a la política implementada por el gobierno.

Creo que esta situación con Correa es sui géneris Hay que entender que es un presidente que tiene una afición por los medios. Él verdaderamente ha copado los medios. No solamente tiene periódicos, tiene tres canales de señal abierta, dos por cable. Copa los espacios y los utiliza agresivamente. Al ser muy mediático le incomoda un medio que no esté sometido a su discurso, aunque sí que hemos tenido con otros presidentes problemas. Mire, el presidente Correa insiste en que nosotros tenemos una tendencia de derecha y que defendemos al partido socialcristiano. El máximo líder de ese partido fue León Febres Cordero. Primero fue presidente (1984-1988) y luego alcalde de la ciudad (1992-2000), y era una persona con mucho poder político en el país.

Él tenía muchos problemas con el diario. Hablaba todos los jueves, no los sábados como Correa, y muy frecuentemente tenía cruces con el diario. Una vez vino a recorrer las instalaciones y cuando mi padre termina de explicarle cuántos ejemplares por hora imprimía la rotativa, el ingeniero Febres Cordero, dice: «increíble, tanta máquina para hacerme mierda todos los días…»

Esta anécdota dice mucho para el presidente Correa. Si Febres nos criticaba de esa manera, porque cuando ya era alcalde decía que éramos opositores a él, y ahora viene el presidente Correa, quien se dice ser de izquierda, y asegura que somos sus opositores, eso nos pone en el centro que es donde queremos estar. No queremos ser opositores políticos de nadie, pero sí defendemos libertades.

Creo que el artículo de Palacio debería volver a salir, si regresáramos en el tiempo. Es que el presidente volvió a poner en el tapete que nadie puede hablar de lo que pasó el 30S (el 30 de septiembre de 2010, día de la presunta asonada policial para intentar derrocarlo). De esa manera, lo que promueve es que se cree una Comisión de la Verdad para saber qué pasó el 30S, ya que aquí sólo está la versión oficial. De los cuerpos de los muertos faltaban las balas en el momento de la autopsia. Hay algo que no está del todo claro y que el presidente pretende callar.

Al meternos el juicio lo que está diciendo es que no quiere que nadie hable de esas cosas. Eso por un lado. Ahora, si se observa la querella, acusa a El Universo por ser el vehículo en donde se publicó la opinión. Eso es tan absurdo como hacer culpable a la Smith & Wesson de todas las muertes que han causado los revólveres que ellos fabrican, por ser el vehículo de donde salieron las balas.

LA DEFENSA DE REPORTEROS SIN FRONTERAS

Reporteros sin Fronteras, organización internacional de defensa de la libertad de expresión, ha dado cuenta recientemente de las tensiones, cada vez mayores, que lo enfrentan a una parte de la prensa privada –Revolución o guerra mediática, hay que escoger»: carta abierta al presidente Rafael Correa-. Este conflicto se ha agravado aún más en el contexto de la demanda que usted interpuso contra el diario El Universo .

Hoy, tememos que una polarización como ésta afecte no sólo al pluralismo editorial, sino también al necesario debate en la sociedad ecuatoriana sobre la comunicación y la información. La situación exige elecciones claras de su parte.

Tras el fallo de un juez de primera instancia, emitido el 20 de julio pasado contra el periódico El Universo y tres de sus representantes, usted tuvo una actitud paradójica. A la apelación interpuesta por los acusados contra este juicio, se sumó la de los abogados de usted cuando la indemnización económica fue reducida a 40 millones de dólares, en lugar de los 80 millones de dólares que usted reclamaba en un inicio. La multa -que en ambos casos es exorbitante a nuestro parecer- estaba acompañada de penas de prisión contra los tres acusados. Entonces, manteniendo la demanda contra El Universo, usted mismo declaró que no deseaba a toda costa la detención de los periodistas acusados. Por otra parte, el 28 de agosto pasado usted tuvo la atención de enviar una carta al personal del periódico (Descargar Carta), en la que aseguraba: «jamás permitiré que los trabajadores [del diario] sean las víctimas de la mala fe e irresponsabilidad de aquellos que, por manejar un negocio de comunicación, se creyeron propietarios hasta del honor de las personas».

Reporteros sin Fronteras nunca negó la agresividad, incluso los excesos cometidos por algunos periodistas en las críticas de su persona. Asimismo, comprendemos que se haya sentido herido personalmente por la terrible acusación de «crímenes de lesa humanidad» -que originó el presente proceso- formulada contra usted tras la sublevación policíaca del 30 de septiembre de 2010. En lo que concierne a este acontecimiento, la posición de Reporteros sin Fronteras fue clara desde un inicio . Sin embargo, recordemos que este sublevamiento nunca fue apoyado ni alentado por una prensa crítica o de oposición a su gobierno, como ha sido el caso en otros países del continente.

Sobre todo, los acontecimientos del 30 de septiembre de 2010 no deben servir de ninguna manera para justificar la hostilidad sistemática contra una parte de la prensa que, aunque ya existía antes, se ha acentuado desde entonces. La indemnización que usted exige al diario El Universo constituye una verdadera incitación a la autocensura. Usted no puede a la vez mantener la demanda y mostrarse tranquilizador frente al personal del diario. Es hora de elegir y la decisión trasciende este caso, que no es el único en su género.

Usted no puede esperar crear una nueva situación de pluralismo en su país y promover un equilibrio entre los diferentes tipos de medios de comunicación, persistiendo en replicar de forma tan extrema e intransigente ante la menor crítica que recibe de la prensa. Revolución o guerra mediática, aún hay que elegir.

Reporteros sin Fronteras intentó ofrecer un análisis justo y ponderado de la versión inicial del proyecto de Ley de Comunicación. El debate sobre esta futura legislación se retoma hoy tras un largo periodo de controversia. El texto propone importantes enmiendas, como la despenalización de los delitos de prensa y la estricta limitación de los contenidos que habría que regular o prohibir (pedofilia, llamados directos al odio, el racismo o la discriminación, incitaciones reivindicadas a la violencia). También implica renunciar a toda pretensión de definir «la información veraz, oportuna y contextualizada».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído