Un agente dispara al aire para disolver a los inmigrantes que le increpaban

La detención de un mantero africano termina en tiroteo en Madrid

El disparo provocó carreras de pánico en el barrio de Lavapiés

La detención de un mantero africano termina en tiroteo en Madrid
Un policía levanta su pistola, al verse acosado por los manteros africanos. AC

Un subshariano ha sido detenido y dos policías municipales han resultado heridos cuando los agentes han tratado de identificar a un vendedor ambulante de origen inmigrante en el barrio de Lavapiés, lo que ha provocado que varias personas acudiesen en su ayuda y se enfrentasen a la policía.

Según han informado fuentes municipales, el suceso ha ocurrido sobre las 14.45 horas de este 27 de mayo de 2012, en las cercanías de la plaza de Lavapiés, cuando dos agentes de la Policía Municipal de Madrid, que iban de paisano, han tratado de identificar a un hombre porque estaba vendiendo en la calle de manera ilegal.

Ha empezado a la altura del número doce de la calle Amparo y todo se ha crispado, después de que los agentes de paisano inmovilizasen sobre el suelo a un hombre negro.

Otros dos manteros que habían escapado a la persecución, se afanaban en poner a salvo todo un cargamento de bolsos de imitación y discos piratas ocultándolo atropelladamente en otro portal aledaño de esa misma calle.

Cuando tuvieron su mercancia a salvo, uno de los dos manteros volvió sobre sus pasos para increpar a los agentes que seguían reteniendo a su compañero de manta.

El inmigrante comenzó a gritar, alertando a los otros muchos subsaharianos que disfrutaban del domingo en un barrio en el que son una de las comunidades mayoritarias.

De una plaza que comunica Amparo con la paralela Mesón de Paredes, alertados por los gritos del hombre, aparecieron decenas de inmigrantes y también residentes españoles en el barrio

En un momento dado, uno de los agentes ha efectuado un disparo al aire para evitar ser agredido y poder detener al perseguido.

Los dos agentes han resultados heridos, uno de ellos con contusiones y otro con un golpe en un ojo, por lo que este último ha sido dado de baja.

Estos policías han pedido refuerzos y al lugar se han desplazado varias dotaciones de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional.

Un portavoz de la Comisión Legal del 15M ha explicado que, según varios testigos, el número de detenidos asciende a cuatro.

En Twitter varios testigos han asegurado que la policía ha sido violenta, ha disparado al aire e incluso ha utilizado descargas eléctricas contra los congregados

No es la primera vez que la identificación de un inmigrante termina con incidentes en el barrio de Lavapiés, como ocurrió en julio de 2011, cuando varias decenas de personas increparon a la Policía cuando varios agentes intentaban trasladar a un ciudadano extranjero a una comisaría para identificarlo.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído