Confirma la sentencia de la Audiencia Nacional por incitar al odio en canciones que elogiaban a ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda

El Supremo condena al rapero Pablo Hásel, amigo de Monedero, a 2 años de cárcel

El alto tribunal señala en su sentencia que 'el discurso del odio' no está protegido por la libertad de expresión ideológica

El Supremo condena al rapero Pablo Hásel, amigo de Monedero, a 2 años de cárcel
Pablo Hásel EFE

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado este jueves 12 de marzo de 2015 la condena a dos años de cárcel que la Audiencia Nacional impuso al rapero Pau Rivadulla, conocido como Pablo Hásel, por enaltecer en canciones suyas -que subió al portal de internet YouTube- el terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda.

El alto tribunal señala en su sentencia que «el discurso del odio» no está protegido por la libertad de expresión ideológica.

El Supremo señala también que se trata de diversas canciones que se difundieron en internet a través de Youtube, que tuvieron gran difusión a través de esta red social y que contenían «estrofas claramente laudatorias para condenados por terrorismo o a sus acciones».

«MERECEDORES DE SER ATACADOS»

«Asimismo, en clave retórica se citaba a personas u organismos concretos como merecedores de ser atacados», dice además el Supremo.

La condena de la Audiencia ahora confirmada por el Supremo señaló cómo el propio rapero asumió en el juicio la autoría de sus canciones y se defendió diciendo que lo que había hecho era «ejecutar su libertad de expresión y de creación como artista», un argumento no aceptado por el Supremo.

En su sentencia, la Audiencia se hacía eco de las letras de las decenas de canciones que subió a Youtube. En ellas se ensalzaba a miembros de los grupos terroristas como al dirigente del Grapo Manuel Pérez Martínez, Camarada Arenas.

«¡Merece que explote el coche de Patxi López!», «es un error no escuchar lo que canto, como Terra Lliure dejando vivo a Losantos», «los Grapo eran defensa propia ante el imperialismo y su crimen», «quienes manejan los hilos merecen mil kilos de amonal» o «pienso en balas que nucas de jueces nazis alcancen» eran algunas de las frases.

El título de otras canciones era: «No me da pena tu tiro en la nuca», «Libertad presos políticos», «Democracia su puta madre», «Libertad Arenas» o «El hijo adoptado de Jacques Mesrine», en la que pide «que alguien clave un piolet en la cabeza de José Bono».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído