Su exmujer confirma la denuncia y aporta testigos

Juan Fernando López Aguilar, suspendido de militancia en el PSOE al ser imputado por ‘violencia doméstica’

El exministro de Rodríguez Zapatero declaró en un juzgado de Las Palmas... y hará lo propio ante el TS

Juan Fernando López Aguilar, suspendido de militancia en el PSOE al ser imputado por 'violencia doméstica'
Juan Fernando López Aguilar. PD

Impulsó en su día la sanción de la ley contra la violencia de género, criticada por algunos sectores porque podría alentar la radicación de denuncias falsas

El eurodiputado canario del PSOE Juan Fernando López Aguilar será llamado a declarar ante el Tribunal Supremo como imputado por un delito de violencia de género del que ha sido denunciado por su exmujer.

Un juzgado de la capital grancanaria cursará esta petición al Alto Tribunal a más tardar este martes 7 de abril de 2015, después de entender en un juicio rápido celebrado este lunes que hay indicios de delito.

Otro juzgado de la capital desestimó otra denuncia de su entonces mujer después de que esta se retractara ante el juez, en enero pasado. Según fuentes conocedoras del proceso, en esta ocasión no sólo no se ha retractado sino que ha aportado supuestos testigos que señalan al exministro de Rodríguez Zapatero.

La denuncia de enero se presentó por parte del hijo del primero matrimonio de la exmujer del eurodiputado, pero horas más tarde fue retirada, aduciendo que todo había sido un malentendido.

«Denuncia falsa»

«Me declaro víctima de otra denuncia falsa. Sostengo la validez de la ley contra la violencia de género, pero me defenderé ante esta falsedad con testimonios, cuantas pruebas documentales y comunicaciones prueben mi inocencia»,

dijo este lunes 6 de abril López Aguilar en un comunicado.

Se da la circunstancia de que durante su etapa como ministro de Justicia de Zapatero, el dirigente socialista canario impulsó la sanción de la ley contra la violencia de género, criticada por algunos sectores porque podría alentar la radicación de denuncias falsas por su excesivo garantismo.

«Soy consciente de la gravedad de los hechos, falsos. Garantizo a mi partido y a quienes confían en mí, mi inocencia»,

afirmó, a la vez que se declara «completamente ajeno» a esos hechos:

«Niego haber sido autor de malos tratos físicos y verbales», sentencia, para luego asegurar que en «este proceso de divorcio» ha «sufrido personalmente como nunca».

Según fuentes cercanas al caso, este llegó a la Policía en ocasión de una visita al edificio por un problema ciudadano diferente, momento en que algunos vecinos del eurodiputado les informaron de los presuntos malos tratos que sufría la exmujer del socialista.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído