LUEGO SE PONEN A REZAR EN UNA CALLE DE CLICHY, PESE A ESTAR PROHIBIDO

[VÍDEO] Las hostias que dan unos piadosos musulmanes a varios policías franceses ¡por cerrarles una mezquita ilegal!

El alcalde de la localidad, el repúblicano Rémi Muzeau, quiere convertir el local en una biblioteca municipal, y muchos no están para ser 'adoctrinados'

[VÍDEO] Las hostias que dan unos piadosos musulmanes a varios policías franceses ¡por cerrarles una mezquita ilegal!
Musulmanes en Francia TV

Están más crecidos que nunca, y últimamente responden a las velitas de los confiados y castigados europeos no con balas, sino con cuchillos y coches de alquiler para hacer así poco gasto y lograr mucho impacto. Sin embargo, a veces,  -como el caso que nos ocupa- simplemente utilizan sus puños y sus gritos de Allahu Akbar a modo de protesta, como este miércoles 22 de marzo de 2017 en el centro de Clichy-la-Garenne en los Hauts-de-Seine -en el noroeste de París. ([VÍDEO] Las terroríficas ‘zonas de exclusión’ francesas donde los musulmanes echan con palos a la indefensa Policía).

Los protagonistas son esta vez unas decenas de musulmanes con cara de santo que van de víctimas, y que dicen que de fanáticos nada, aunque quizá piensen y obren en cierta manera igual que esos otros que miran hacia la Meca como si no pasase nada, así como quien mira hacia otra parte. (Este acojonante vídeo desvela el verdadero rostro de los pacíficos musulmanes que viven en Europa). (Ver vídeo bajo estas líneas para hacerse una idea).

Y es que estaban muy cabreados: desde 2015 ocupaban ilegalmente una mezquita tras no renovar el Ayuntamiento el contrato de arrendamiento temporal, y no estaban dispuestos a mudarse. Y eso que el bienintencionado alcalde de la localidad, Rémi Muzeau, republicano él para más señas, les había ofrecido como alternativa trasladarles a otra en las afueras de la ciudad.

El caso es que quiere convertir el lugar en una biblioteca municipal, algo que saca de quicio a los mentados, que aducen que en ese nuevo lugar no caben los más de 1.200 musulmanes que van a rezar cada día.

La sentada fue de época. Según da cuenta ‘L’express‘, unas cincuenta personas forzaron una puerta y penetraron en el interior de la sala de oración, por lo que tuvieron que ser sacados en volandas entre lamentos. Pero poco duraron las buenas formas. Tras el desalojo se liaron a tortas con la Policía, hiriendo a un agente, y comenzaron luego a rezar en la calle, un hecho prohibido en Francia desde 2011 en virtud de la ley de laicidad, que incluye la amenaza de la fuerza si fuera necesario.

El noviembre de 2016 el Gobierno francés ya decidió cerrar cuatro mezquitas de la región de París por sospechas de difusión de discursos que fomentan el odio y la violencia, o que «provocan la comisión de actos de terrorismo o hacen su apología».

Además, cifró en una veintena las mezquitas y locales de rezo que han sido cerrados por sospechas de contribuir a la radicalización religiosa desde el decreto del Estado de urgencia que entró en vigor la noche del 13 de noviembre de 2015, tras la serie de atentados que mataron a 130 personas en París.

Cabe señalar que Francia ha duplicado en los últimos años el número de mezquitas. En este proceso de islamización tiene un papel fundamental Arabia Saudí. El régimen de Riad, que aportó 8.000 millones de dólares para difundir la doctrina de Mahoma por todo el mundo, considera el país galo como el lugar ideal para difundir su visión del islam y financió la construcción de ocho mezquitas en 2016.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído