La Policía chilena entregó a Perú a un holandés acusado de un crimen

La Policía chilena entregó a Perú a un holandés acusado de un crimen
. Agencia EFE

La Policía chilena entregó hoy al holandés Joran Van der Sloot a las autoridades de Perú, país donde está acusado de haber asesinado a una joven de 21 años, el pasado fin de semana.

Van der Sloot fue transferido a la Policía de Perú por el prefecto inspector de Investigaciones de la ciudad norteña de Arica, Douglas Rodríguez, después de haber sido examinado por un médico y trasladado hasta la línea de la Concordia.

El holandés llegó hasta la línea fronteriza, cercana a la localidad peruana de Tacna, en una caravana conformada por nueve vehículos de la Policía chilena.

Allí, en el complejo aduanero peruano Santa Rosa, el detenido fue entregado a miembros de la Interpol peruana, mientras varios peruanos que se encontraban en el lugar lo increparon con duros epítetos.

Van der Sloot, que fue detenido el jueves en la autopista 68, que une a Santiago con las ciudades de Valparaíso y Viña del Mar, fue trasladado este viernes en una avioneta de la Policía de Investigaciones (PDI) que despegó a las 09.00 hora local (13.00 GMT) desde el aeródromo de Tobalaba, en el sector oriente de la capital chilena.

El holandés, que se dedica a recorrer el mundo participando en torneos de póquer, tenía las manos esposadas en el momento de ser sacado desde el cuartel «Borgoño», de la PDI, donde pasó la noche.

Tres detectives de la Unidad de Extranjería de la PDI acompañaron a Van der Sloot en la avioneta Cessna 310 en la que fue trasladado y que tardó al menos seis horas en llegar a la ciudad fronteriza de Arica, con una escala intermedia para cargar combustible.

Por esa misma ciudad ingresó Van der Sloot a Chile el pasado domingo, en un automóvil, tras escapar de Lima, donde se le sindica como el presunto autor del asesinato de Stephany Flores Ramírez, de 21 años, hija del conocido corredor de autos y empresario de ese país Ricardo Flores, «Riflo».

El holandés, que también está vinculado con la desaparición de otra mujer en la isla caribeña de Aruba, conoció a Stephany Flores en un casino limeño y enseguida ambos fueron a un hostal, donde horas más tarde fue encontrado el cadáver de la joven.

El presidente del Poder Judicial peruano, Javier Villa Stein, afirmó ayer que el holandés puede ser condenado a no menos de 25 años de prisión de comprobarse que asesinó a la joven limeña.

«Se trata de un asesinato atroz, gravísimo, que sólo inspira pena, y le doy mi pésame a la familia de la joven», expresó el magistrado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído