Una operación de seis meses liderada por Uribe lleva al rescate de rehenes

Una operación de seis meses liderada por Uribe lleva al rescate de rehenes
. Agencia EFE

La «Operación Camaleón», como fue bautizado el operativo militar por el que hoy fueron rescatados en Colombia tres secuestrados en poder de las FARC, se desarrolló bajo la dirección del propio presidente Álvaro Uribe durante seis meses.

En una rueda de prensa, el ministro colombiano de Defensa, Gabriel Silva, explicó hoy que el sorpresivo operativo estuvo integrado por 300 efectivos de las fuerzas de seguridad y que en el lugar donde se produjo había 40 guerrilleros.

Insistió en la «perfección» de la misión porque no hubo «riesgo para la vida de los secuestrados y sin bajas» entre las fuerzas militares.

El resultado fue la liberación del general Luis Herlindio Mendieta, el coronel Enrique Murillo y el sargento Arbey Delgado, aunque el Ejército busca en la zona al capitán William Donato Gómez, los cuatro en poder de las FARC desde 1998.

A Gómez lo vieron sus compañeros rescatados huir durante el operativo, reconoció el ministro, quien insistió en que será encontrado «en las próximas horas».

Un operativo, que si bien no se cerraría hasta que aparezca Gómez, que el ministro calificó de «magnitud» porque requirió «planteamientos rigurosos y más de seis meses trabajando».

Fue además «una operación totalmente colombiana, por tropas e inteligencia colombianas. Hombres de las fuerzas especiales que durante semanas se arrastraron por las selvas para llegar allí y dar este golpe contra el narcoterrorismo de las FARC», agregó.

«Durante semanas, de la mano del presidente Álvaro Uribe estuvimos trabajando en el diseño de esta operación, revisando las condiciones», por lo que dijo que «gracias al liderazgo» del presidente hoy se celebra esta gran noticia.

Al ser preguntado por mayores detalles, Silva dijo que «por razones de Estado» no podía compartir toda la información porque sería colocar al enemigo en ventaja.

Sí confirmó que la «Operación Camaleón» se llevó a cabo al «sureste de Calamar, una zona selvática donde nace el río Inírida», en plena selva del sureño departamento del Guaviare y todavía hoy feudo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Se trató de una «operación de alta cirugía porque de forma quirúrgica y precisión absoluta» se llegó al lugar.

Asimismo confirmó que era el Séptimo Frente de las FARC el que tenía en su poder a los cuatro secuestrados.

Silva insistió en que «la Seguridad Democrática es el camino correcto para devolver a todos los colombianos la libertad» y eso evidencia «la alta moral» de la Fuerza Pública y su capacidad «para realizar operaciones impecables, sin manchas y con pleno éxito».

Asimismo, explicó que los tres rescatados están custodiados en algún lugar de esas selvas por 300 hombres y que mañana llegarán a Bogotá.

Por último dijo, sin tapujos, que la Fuerza Pública colombiana «es la más eficaz del continente y una de las más eficaces del mundo», a una semana de la segunda vuelta presidencial en la que se dirimirá quien sustituirá a Uribe en la jefatura del Estado colombiano.

Y en este sentido insistió en que «el Gobierno del presidente Uribe ha sido magnánimo en múltiples ocasiones, no ha hecho más que dar un gesto de apertura, mandar señales de su disposición para lograr la liberación» de los secuestrados.

Por eso exigió a las FARC «que suelten unilateralmente» a los 19 rehenes que la guerrilla considera canjeables y que sólo está dispuesta a liberar a cambio de guerrilleros presos.

Pero ni no lo hacen «vamos a ir a por ellos», amenazó el ministro Silva.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído