Venezuela hace oídos sordos a Uribe para avanzar hacia la reconciliación con Colombia

Venezuela hace oídos sordos a Uribe para avanzar hacia la reconciliación con Colombia
Nicolás Maduro. EFE

El Gobierno de Venezuela hizo hoy oídos sordos a la demanda contra Hugo Chávez interpuesta por el abogado de Álvaro Uribe, algo que quiere «dejar en el pasado», para avanzar hacia la reconciliación con Colombia, en coincidencia con la investidura de Juan Manuel Santos como presidente.

La sola presencia del canciller venezolano, Nicolás Maduro, en Bogotá para asistir a esa investidura es interpretado como un gesto de que el Gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, aspira a trabajar con Santos para restablecer las relaciones bilaterales, rotas desde el pasado 22 de julio y congeladas desde agosto de 2009.

«Es una cosa de odio que queremos dejar en el pasado», dijo Maduro a Efe sobre las demandas interpuestas por el abogado de Uribe, el mandatario saliente colombiano, contra Chávez ante la Corte Penal Internacional (CPI) y contra Venezuela ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Maduro aclaró que «nunca» consideró no viajar a Colombia tras conocerse anoche que el abogado de Uribe, Jaime Granados, presentó esas querellas ante la CPI, con sede en La Haya, y la CIDH, ubicada en Washington.

«Ahora lo que viene para Colombia y Venezuela son cosas positivas», agregó Maduro, al anunciar que hoy tiene previsto reunirse con la ministra de Relaciones Exteriores de Santos, María Ángela Holguín.

Chávez rompió el pasado 22 de julio las relaciones diplomáticas con Colombia, a raíz de las denuncias del Gobierno de Uribe sobre la presunta presencia de guerrilleros en Venezuela, presentadas ese mismo día ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Santos ha mantenido silencio hasta el momento sobre la ruptura colombo-venezolana, pero Holguín, su canciller, le comentó este viernes a Efe que esperaba «algo bueno» de la presencia de Maduro en Bogotá.

El propio Chávez indicó ayer, después de reunirse en Caracas con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y con el secretario general de la Unasur, el ex mandatario argentino Néstor Kirchner, que Lula llevaba «una misión» a Bogotá, que no detalló, pero previsiblemente relacionada con la crisis colombo-venezolana.

«Solo tengo palabras positivas. Luego hablaré más con el presidente Santos», anotó hoy Lula a los periodistas al salir del hotel de Bogotá donde se alojó para acudir a la investidura.

Por su parte, Kirchner, que trata de mediar en el conflicto como secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), se entrevistó con Santos el viernes por la tarde, según fuentes de la delegación que lo acompaña, citadas por la agencia estatal de noticias argentina Télam, que no informaron del resultado de la reunión.

Varios de los presidentes llegados a Bogotá para participar en la investidura de Santos coincidieron hoy en su deseo de que las relaciones entre Colombia y Venezuela se restablezcan cuanto antes.

«Por respeto al presidente entrante (de Colombia), hay que darle tiempo para que se asiente y procure restablecer por la vía bilateral un buen ánimo con Venezuela», dijo la mandataria de Costa Rica, Laura Chinchilla, durante una entrevista con Efe.

«Lo importante es que, más allá de situaciones coyunturales que han acontecido, ojalá podamos abonar el terreno para ir cerrando ese tono altisonante que ha caracterizado las relaciones entre ambos países», añadió Chinchilla.

El mandatario mexicano, Felipe Calderón, señaló por su parte a periodistas que está «a la espera de lo que pueda suceder» en las tareas diplomáticas para solucionar la crisis de Caracas y Bogotá.

Al igual que hizo ayer a su llegada a Bogotá, el gobernante salvadoreño, Mauricio Funes, volvió a ofrecer hoy sus buenos oficios para buscar caminos que ayuden a superar esa crisis.

«Si de algo sirve nuestro capital político, hacemos votos para lograr ese acercamiento», señaló Funes, quien consideró que la presencia del canciller venezolano en la ceremonia de investidura de Santos «tiende un puente» que debe aprovechar el nuevo mandatario de los colombianos.

En la misma línea, el jefe de Estado de Guatemala, Álvaro Colom, sostuvo que la visita de Maduro «es una señal positiva y esperanzadora», en una entrevista con RCN Radio.

«Ambos países están en su derecho de defenderse y la mejor forma que tienen para hacerlo es por medio de la verdad y ahí será la Corte Penal Internacional la que deberá decidir», sostuvo.

Incluso la senadora opositora colombiana Piedad Córdoba, conocida por sus labores de mediación ante la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dio la bienvenida en su cuenta de Twitter a Maduro, a quien llamó «canciller de la paz».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído