Piñera considera «compleja» la situación de los trabajadores atrapados en una mina

Piñera considera "compleja" la situación de los trabajadores atrapados en una mina
Trabajadores preparan el terreno para labores de sondeo. EFE/Archivo

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, calificó hoy de «compleja» la situación de 33 trabajadores que hace once días quedaron atrapados en una mina del norte del país tras un derrumbe.

En tanto, el ministro de Minería, Laurence Golborne, pidió a los periodista «extrema cautela» en las informaciones sobre el accidente, después de que un medio de la región de Atacama afirmara que se había logrado contactar a los mineros.

«Quiero asegurar que tenemos a los mejores equipos trabajando en el rescate de los 33 mineros atrapados en las profundidades de la mina San José, pero quiero ser muy realista y reconocer que la situación es muy compleja», dijo Piñera durante una visita a la austral ciudad de Punta Arenas.

«Se está trabajando en un rescate a 700 metros de profundidad, en una mina que ha demostrado mucha inestabilidad, muchas grietas y muchas fallas geológicas», añadió.

En la mina, situada a 45 kilómetros de la ciudad de Copiapó y a unos 830 kilómetros de Santiago, el ministro Golborne se refirió a la versión de un diario local de que a las 06.00 GMT de este lunes una de las sondas que perforan el terreno habría llegado a un taller donde «fue golpeada con un elemento contundente», por los atrapados.

«Si tienen alguna información verifíquenla con cualquiera de nosotros», pidió Golborne a los periodistas, precisando que las noticias falsas provocan «un daño muy serio en las familias».

Enfatizó que «hubo gente que celebró, que se alegró y luego tuvo que sufrir la desilusión de un desmentido. Esto es un tema muy serio».

«Esta es una operación de búsqueda y rescate, estamos abocados fundamentalmente a la búsqueda (…), estamos hablando de varios días, estamos hablando de muchos días, por los lentos avances y los imponderables», precisó.

Los familiares de los mineros, que ya en la noche del domingo habían afrontado con desaliento la suspensión de los esfuerzos por llegar a los mineros a través del conducto de ventilación del yacimiento, reaccionaron con dolor ante la nueva mala noticia.

«Nos desconcierta, estábamos todos desesperados (…) de repente dan la noticia que los encontraron a todos y una queda como loca», dijo la esposa de un minero atrapado, mientras otra dijo que «necesitaba apoyo, no engaño».

La penetración por el conducto de ventilación se suspendió tras comprobarse que el derrumbe que lo afectó el pasado 7 de agosto fue mucho mayor de lo que se pensaba y la tarea se tornó demasiado peligrosa, según Andrés Sougarret, el experto encargado de esa fase de los trabajos.

«Encontramos una pared de unos 100 metros de largo, veinte de ancho y 130 de alto, de unas 700.000 toneladas de material, que además no tiene apoyo y puede desplomarse», explicó.

La alternativa de llegar a los mineros por el conducto de ventilación era la mejor, pues el rescate de los posibles supervivientes se reduciría a unas pocas horas.

Las sondas, que ya han perforado más de 530 metros hacia el sitio donde se presume están las víctimas, tienen otro objetivo, que es establecer contacto con los trabajadores y suministrarles agua y abrigo mientras se excava un túnel para rescatarlos, lo que podría tardar varias semanas.

«No hallamos qué pensar, se nos está acabando la paciencia, no hay ni explicación. Van 11 días y seguimos en las mismas condiciones», dijo uno de los familiares a radio Cooperativa.

«No veo ningún avance, el ministro se da vuelta en lo mismo, tenemos ganas de sentarnos y ponernos a llorar todos y pedir a Dios que ponga su mano y nos ayude», añadió.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído