Piñera y Humala aislan el litigio en La Haya y acuerdan una comunicación directa

Piñera y Humala aislan el litigio en La Haya y acuerdan una comunicación directa

El presidente de Chile, Sebastián Piñera (d), habla junto al presidente electo de Perú, Ollanta Humala (i), durante una rueda de prensa en el palacio La Moneda, en Santiago (Chile). EFE

EFE/Archivo

El presidente chileno, Sebastián Piñera, y el mandatario electo de Perú, Ollanta Humala, aislaron hoy en La Haya el litigio marítimo entre sus países, apostaron por una «comunicación directa» para afrontar juntos los retos del futuro y declararon la guerra a la pobreza.

Tras una reunión de casi dos horas en el Palacio de La Moneda, en Santiago, ambos ofrecieron una declaración de prensa, en la que no se admitieron preguntas y durante la cual Humala no hizo ninguna alusión directa a la demanda que su país interpuso contra Chile en 2008.

Sí lo hizo Piñera, quien, a diferencia de su antecesora, Michelle Bachelet (2006-2010), ha defendido una política de «cuerdas separadas» para aislar ese litigio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya e impulsar al mismo tiempo la integración económica.

«Hemos concordado con el presidente Humala que estamos en guerra contra la pobreza, la ignorancia, el subdesarrollo, la droga, y esa guerra la vamos a dar mejor si nos unimos y colaboramos sin perjuicio de que tenemos diferencias», recalcó el mandatario chileno.

«Algunas de ellas están siendo conocidas por la Corte de La Haya y sin duda, como dos países civilizados, vamos a resolver esas diferencias de acuerdo a los tratados internacionales, de acuerdo al derecho internacional», añadió.

Con ello, Piñera quiso apuntalar la tesis chilena, según la cual los límites marítimos están fijados por dos tratados firmados en 1952 y 1954, que en su demanda Perú considera que son solo acuerdos pesqueros.

Perú, que defiende que los límites no han sido fijados por ningún tratado, busca modificar a su favor la frontera marítima con su vecino del sur para llevarla desde el paralelo hasta una línea equidistante a las costas de ambos países.

Humala, al que muchos sectores en Chile veían con desconfianza por sus recurrentes declaraciones belicistas contra su país, se declaró también «en guerra contra los prejuicios» e invitó a «mirar para adelante» para resolver «como hermanos» los problemas comunes.

Según el líder nacionalista, ganador de los comicios del pasado 5 de junio, su visita a Santiago muestra que ambos países pueden «trabajar en un proceso de unidad e integración» y ofreció a Piñera una «comunicación directa para solucionar» cualquier roce bilateral.

Según Piñera, durante la reunión repasaron una amplia agenda bilateral, marcada también por el intenso intercambio económico, que se refleja en los 10.000 millones de dólares que Chile ha invertido en Perú y en los 2.500 millones que Perú ha sembrado en Chile.

Por su parte, el líder de Gana Perú se mostró dispuesto, una vez cubierta la demanda interna de su país, a exportar gas y electricidad a Chile, sometido a una estrechez energética y que importa gas natural licuado y casi todo el petróleo que consume.

«Obviamente después de solucionar el problema en el mercado interno vamos a exportar electricidad y los recursos de valor agregado del gas, y el gas también, al mercado internacional sin discriminación de ningún país», anunció el mandatario electo.

Humala apuntó también hacia los cerca de 130.000 peruanos que residen en Chile, con promesas como la validación en Perú de los títulos universitarios obtenidos en Chile, el abaratamiento de los costos de las remesas y un plan de retorno con ofertas de vivienda y líneas de crédito.

Medio centenar de ellos se apostaron a las puertas de la Moneda para manifestarse a favor de Humala, que tenía previsto reunirse con algunos residentes peruanos en el aeropuerto de Santiago, según informaron fuentes de su delegación.

«Tiene que reconocerse el papel que ha jugado la migración en la reactivación económica del Perú», dijo a Efe Raúl Paiba, secretario general del Comité Ejecutivo Gana Perú en Chile, quien es partidario de un convenio bilateral que permita la regularización migratoria automática.

Humala y Piñera revelaron que también trataron sobre la transparencia en los gastos militares, la lucha contra el narcotráfico, la vigilancia fronteriza, los intercambios de estudiantes y la cooperación en la minería.

Humala, que arribó a Santiago procedente de Argentina y acompañado de su esposa, Nadine Heredia, compartió después un almuerzo con Piñera y tenía previsto partir de Chile a las 17.45 horas locales (21.45 GMT) con destino a Perú.

Su visita se enmarca en una gira que le ha llevado también a Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina y que ha estado marcada por las alteraciones en el tráfico aéreo que han causado las cenizas del complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle, en el sur de Chile.

Según fuentes de su delegación, Humala tiene previsto iniciar la próxima semana otra gira con escalas en Ecuador, Colombia, Venezuela y Bolivia, aunque su agenda aún no está confirmada.

Por su parte, Piñera no señaló hoy si asistirá a la investidura de Humala, que el próximo 28 de julio asumirá el poder de manos de Alan García.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído