LA CRISIS DE VENEZUELA

La dura batalla de una gran universidad venezolana para seguir funcionando a pesar de Maduro y la crisis

La Universidad Central de Venezuela (UCV) como todas las universidades públicas venezolanas sufren las consecuencias de la crisis económica y social del país en manos de la dictadura chavista.

La dura batalla de una gran universidad venezolana para seguir funcionando a pesar de Maduro y la crisis
Moraxis Granados, 30 años, cargando a su hijo después de una de sus clases en la UCV Humberto Duarte

El desempeño del régimen dictatorial de Nicolás Maduro es lamentable, Venezuela está viviendo una crisis socioeconómica sin precedentes, en muchas áreas como la petrolera se ha notado la incapacidad chavista para gerenciar al país, pero en otras como la educación, los especialistas destacan la maldad y la saña comunista para destruir cualquier activo social que pueda desenmascararles.(The New York Times: Negligencia y maldad, las dos caras de Maduro para asfixiar a Venezuela, por Javier Corrales)

El pasado sábado 01 de diciembre de 2018, Eduard Freisler publicó para elnuevoherald.com el drama que se sufre en la Universidad Central de Venezuela (UCV) en Caracas y abordó el caso de la clase de enfermería del profesor Carlos Molina, quien comentaba los esfuerzos que deben hacer los alumnos para asistir a dicha academia caraqueña.

“Vemos alumnos que pasan trabajo para dar de comer a sus bebés, porque en el país escasean los alimentos. Pero así y todo vienen a clases, muchas veces tienen que caminar grandes distancias, estudian con dedicación para poder graduarse. Sueñan con una vida más digna para ellos y sus hijos”, dijo Molina, quien califica dichos esfuerzos como heroicos.(Mauricio Macri y Donald Trump estudiaron qué hacer con la crisis en Venezuela)

Asimismo, Molina relató el caso de Moraxis Granado, de 30 años, quien asiste a clases con un bebé de meses, que llora en el aula, pero Molina sigue sus clases como si nada, pues sabe que muchos de los alumnos en su clase tienen que superar grandes obstáculos para poder estar allí.

«Granado, de 30 años, por lo general se levanta a las 3:30 a.m. para hacer fila para comprar alimentos, porque la escasez de comida se ha generalizado en el país. Entonces tiene que caminar más de una hora para llegar a la universidad, porque no tiene dinero para el autobús… siempre lleva a su pequeño Ismael con ella porque no tiene nadie que se lo cuide y no puede pagar una niñera. Cuando el bebé llora muy fuerte, se levanta y se pone a caminar por el aula para que se calme. Algunas veces, algún compañero de aula se ofrece a cargarlo para que ella no pierda mucho de la clase».

Pero no es un caso aislado, tampoco es parte de la casualidad, así lo destaca el profesor venezolano en el exilio José Vicente Carrasquero «De las universidades salen conocimientos que, por ejemplo, dicen que el último bodrio económico de Maduro no sirve y no va a servir, ahí se predijo que el sistema eléctrico iba a colapsar y colapsó, se dijo que PDVSA iba a colapsar y colapsó, por eso te das cuenta de que a ellos no les sirve la universidad, si ellos hubiesen aprovechado el potencial de las universidades cuando Chávez llegó al poder, Venezuela sería una potencia«(Venezuela: Lo que fue, lo que es y lo que puede ser, por José Vicente Carrasquero)

«La universidad venezolana es una de las principales víctimas de la dictadura, a las dictaduras les molestan las universidades, no les sirven los que piensan, bueno puedes ver al presidente que tenemos, es un tipo que solamente lo escuchas hablar y te das cuenta que nunca estudió, la modulación que hace es típica de una persona que ha aprendido a hablar a la fuerza, porque en realidad ni siquiera sabe leer, entonces, para ellos las universidades son un estorbo»

Por otra parte, las universidades venezolanas han sido bastiones de la protesta en contra de la dictadura chavista, ello quedó demostrado con la fuerte represión ejercida por Maduro y sus esbirros durante los hechos de 2014 y 2017, cuando se generaron muertes y detenciones arbitrarias, y muchas de las víctimas fueron estudiantes, precisamente, de la UCV.(Luis Almagro tiene en sus manos las denuncias de 11 torturados en Venezuela por gente «con acento cubano»)


Está claro que la dictadura chavista no cree en la autonomía universitaria, en el derecho a la educación, ni en el desarrollo de Venezuela, simplemente pretenden ser dueños del país, controlarlo y seguir enriqueciéndose ilícitamente, esa es la prioridad, lo demás: la educación, la salud y la seguridad de los venezolanos les importa muy poco.(El paludismo retoma Venezuela después de 50 años gracias a la incompetencia chavista)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído