HAMBRE Y REPRESIÓN EN VENEZUELA

La caradura del dictador Maduro y los mimos al tirano del masajista Jordi Évole

La caradura del dictador Maduro y los mimos al tirano del masajista Jordi Évole
El tirano Nicolás Madruro (VENEZUELA) con su amigo Jordi Evole (LASEXTA). EP

En lugar de ‘Sálvados‘ podrían sin rubor rebautizar el programa de Atresmedia como ‘Amigos para Siempre‘ (Jordi Évole no se cree lo que cuentan los medios sobre Venezuela y viaja a Caracas con la misión de darle otra ‘chance’ al dictador Maduro).

Están todos, empezando por su millonario jefe Antonio García Ferreras y acabando por la mayoria de los tertulianos que pastorean en sus platós, apoyando al tirano bolivariano y a los verdugos (Ferreras se pone el uniforme chavista en laSexta: «¿Por qué hablamos tanto de Venezuela y no de Arabia Saudí? Hay mucha hipocresía»).

Al pasteleo se ha sumado como masajista destacado Jordi Évole, presentador de Salvados (LaSexta), quien acaba de entrevistar, tras ser recibido como un héroe por los sicarios chavistas, tirano de Venezuela, Nicolás Maduro (laSexta encarga un sondeo contra VOX y los españoles dan un palo a Ferreras).

Desde el perfil de Twitter de la cadena utilizan la imagen de Maduro como cebo para que los potenciales telespectadores no se pierdan la nueva entrega del programa de Évole.

La entrevista, en realidad un ‘masaje‘ que emite LaSexta este 3 de febrero de 2019, se produce en plena crisis política del país, tras la proclamación del presidente de la Asamblea, Juan Guaidó, como nuevo jefe del Gobierno venezolano y mientras en las calles se asesina a jóvenes venezolanos que exigen libertad y democracia (Formidable zasca de Nicolás Redondo a Ferreras por su cobardía de no condenar al tirano Nicolás Maduro).

«Me siento un privilegiado», arranca pringoso Evole, intentando a renglón seguido salvar la cara, añadiendo que se siente así porque a él lo tratan como un rey, mientras  «otros compañeros periodistas» han sido «detenidos» horas antes.

El dictador Maduro, que se considera amigo de Evole, como lo era de Monedero, Errejón o Pablo Iglesias y a quien no se le oculta que el periodista de LaSexta ha chalaneado hasta con el etarra Otegi, le dice muy amistoso:

«Tú sabes que la campaña hace aparecer a Venezuela como un monstruo, una dictadura. Y cualquier hecho que suceda es magnificado para ir sumando a la campaña permanente de desgaste y justificar contra nuestro Gobierno y nuestro país cualquier cosa que pueda suceder».

«Como, por ejemplo, ¿la detención de periodistas?», plantea timidamente Évole, intentando al menos no quedar mal del todo.

«Aquí no hay detención de periodistas», contesta Maduro.

«Hombre, sí que la hubo», replica timidamente el periodista español.

«No ha habido detención de periodistas», insiste el tirano de Venezuela.

«¿Entonces qué ha habido?», pregunta Évole.

«Buenos montajes que hacen, provocaciones, hacen montajes para presentar una noticia y después la reproducen por las redes sociales. En Venezuela hay pleno ejercicio de la libertad», asegura Maduro, quien afirma hacer «ruedas de prensa» todas los meses «con corresponsales» y critica la «gran manipulación» sobre el país «en todos los medios internacionales».

Maduro asegura que la detención, durante 24 horas, de tres periodistas de la Agencia EFE es «noticia para el escándalo».

«Eso es una situación de chequeo, que seguramente le hicieron, y lo convierten en la noticia de que el régimen dictatorial de Maduro persigue periodistas».

«¿24 horas de chequeo?», pregunta amistoso Évole.

«Pueden ser 48 horas como en cualquier país del mundo, como sucede en España o en cualquier lugar del mundo», zanja Maduro.

Y terminan el verdugo y el periodista ‘amigos para siempre’.

A García Ferreras, Bardají, Silvio González, Mauricio Casals y los milloanrios que se forran en Atresmedia apostando por todo lo que vaya contra España o contra la libertad, les puede salir el tiro por la culata.

Muchos usuarios de Twitter están afeando que se dé voz al dictador venezolano, como ya se hizo a finales del año 2017. Se habla de desintonizar la cadena de televisión, de hacer propaganda de la tiranía, de un pseudopresentado blanqueando a un dictador, y lamentan con ironía que Évole no pueda entrevistar a otros dictadores como Franco o Hitler. 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído