Millonarias pérdidas para el Estado Mexicano tras la reforma migratoria

(Máximo Esperanza, Periodista Latino).- El levantamiento de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos arrastrará para el país azteca millonarias pérdidas económicas que podrían superar los siete mil millones de dólares cada año. La prensa mexicana advierte de la situación.

Milenio publica un interesante artículo sobre la “palestinización” de la frontera sur estadounidense y hace hincapié en las consecuencias económicas que tendrá para México la iniciativa de la administración Bush, y que no sólo afecta a los ciudadanos mexicanos que pretenden llegar a suelo norteamericano.

«Las repercusiones económicas para nuestro país (por la ley migratoria) son de diversa magnitud y de distinto grado de impacto, que van desde la repatriación de paisanos que elevarían la tasa de desempleo, hasta problemas serios en la balanza de pagos».

Esta opinión surge de una entrevista que esta publicación digital hizo a Alfredo Jalife-Rahme, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

El académico asegura que:

«El gobierno estadunidense trae un as bajo la manga en su política migratoria que podría usar para imponer gravámenes a las remesas, exigir medidas especiales a bancos y empresas dedicadas al envío de dólares a México y establecer un cacería estricta para perseguir a trabajadores que envíen dólares».

Para su interés este es parte del artículo de Milenio:

Remesas y pobreza

Según el Banco Mundial, “los factores que han contribuido a la reducción de la pobreza rural incluyen la estabilidad macroeconómica, el aumento de las transferencias públicas y privadas, incluidas las remesas, y la diversificación del ingreso en actividades no agrícolas, como el turismo y los servicios”.

De acuerdo con la institución multilateral, México ha logrado reducir sus índices de pobreza gracias a que los envíos de los indocumentados han sido una fuente valiosa de ingreso para los familiares de quienes trabajan como documentados o no en la economía estadunidense, fenómeno que se acentuó a partir de la crisis de 1995.

“Después de la grave crisis financiera de 1994-1995, que sumió en la pobreza a millones de mexicanos, el país ha registrado avances para gozar de una economía moderna y diversificada, renovar obras de infraestructura y atacar las causas de la pobreza”, dice el Banco Mundial.

Sin embargo, la propia institución reconoce que persisten factores que obligan a más de cuatro millones de mexicanos a emigrar a Estados Unidos.

“La transición económica interna está resultando ser mucho más difícil de lo que se hubiese esperado hace una década”, dice la institución financiera, no sin antes recalcar que “tras resolver la crisis de la deuda y a partir de la entrada en vigor del TLCAN, se creía que México se había embarcado en un periodo de desarrollo económico prolongado y sostenido. Sin embargo, la crisis sufrida a mediados de la década de 1990 y la desaceleración de la actividad económica, hacen patente que aún hay problemas de desarrollo estructural sin resolver”.

Crecen las reservas familiares

En el primer trimestre el monto de las remesas familiares ascendió a cinco mil 185 millones de dólares, cifra que representa 27.5 por ciento más en relación con el mismo periodo del año anterior. informó el Banco de México.

La entrada de recursos fue prácticamente igual que el saldo superavitario que registró la balanza comercial de productos petroleros, así como superó los ingresos provenientes de los viajeros que visitan el país y el flujo de la inversión extranjera directa, agregó el instituto central.

Al dar a conocer el resultado de la balanza de pagos correspondiente al primer trimestre del año, Banxico indicó que la cuenta de capital mostró un saldo deficitario por mil 755 millones de dólares.

Lo anterior se debió al desendeudamiento público y privado con el exterior, así como el aumento de los activos en el exterior propiedad de residentes en México, particularmente del sector bancario.

Además, informó que la cuenta corriente registró un superávit de 882 millones de dólares debido al superávit en la balanza comercial y en las transferencias (remesas), además del déficit en la balanza de servicios factoriales y no factoriales.

La importancia

En 2005 entraron a México 20 mil millones de dólares por concepto de remesas de trabajadores mexicanos en Estados Unidos, sin importar su condición de documentado o indocumentado. Estos envíos se ubicaron como el segundo renglón, sólo superados por los ingresos petroleros.

En 2006, según el Banco de México, las remesas podrían superar la cifra de 25 mil millones de dólares. La salida de trabajadores constituye la única válvula que despresuriza los niveles de desocupación que actualmente alcanza México, de más de 1.5 millones.

Los envíos de los trabajadores en el exterior han alcanzado tal magnitud, que tanto bancos de EU como los que operan en México han desarrollado productos relacionados con remesas, como créditos hipotecarios y para bienes de consumo duradero.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído