Brasil también sabe sudar la camiseta

Brasil también sabe sudar la camiseta

(José Rosado del Moral /Periodista Latino).- Lo bonito del fútbol, lo que realmente hace universal a este deporte, es que da igual quién se enfrente ya que cualquier equipo puede ganar a otro. Algo parecido ha sucedido en el Croacia-Brasil donde, en algunos momentos, costaba distinguir quiénes eran los sudamericanos y quiénes los croatas. Claro que por algo Brasil es el vigente campeón y favorito del Mundial, por jugadores como Kaká.

Antes del partido, el portero de Croacia ya avisaba que esperarían en defensa para buscar el contraataque. Lo que nadie esperaba es que hasta los delanteros se mantuvieran por debajo de la línea del centro del campo.

Brasil comenzó como sabe: con el jogo bonito. Kaká, Ronaldo, Adriano y Ronaldinho volvían locos a la defensa croata que bajó sus líneas hasta el punto de que su delantero centro, Dado Prso llegó a actuar de mediocentro defensivo.

Tan sólo jugadas puntuales de Niko Kranjcar y Marko Babia –impresionantes todo el partido- inquietaban al equipo brasileño, gracias especialmente al trabajo de Emerson, un jugador que corre y defiende por el resto del equipo.

Croacia estaba realizando una labor impresionante pero los jugadores de Brasil son de los que marcan las diferencias, especialmente dos: Ronaldinho y Kaká. El primero apenas podía trenzar una jugada ya que, cada vez que recibía el balón, los croatas se lanzaban sobre él.

Más facilidades tenía el mediapunta del Milan quien, cogió un balón fuera del área croata, hizo un quiebro y colocó la bola en la escuadra de Pletikosa. Con este mazazo se fueron los croatas al banquillo.

En la segunda parte, los de Kranjcar –padre- no se amilanaron y adelantaron las líneas. Las jugadas se sucedían en ambas porterías gracias a las galopadas de Babia por la banda o a la clase de Kranjcar. Por parte de Brasil la presión sobre Ronaldinho disminuyó por lo que tuvo alguna ocasión de marcar.

Parreira veía que el partido se le podía ir y decidió sustituir a un inédito Ronaldo por un jugador más “defensivo”, pero tratándose de Brasil este jugador no podía ser otro que un atacante y así, en el minuto 70, Robinho salió al campo para dar mayor velocidad a Brasil.

Hasta el final del partido, los croatas intentaron sin éxito empatar el partido ante una afición entregada a la causa. En el último minuto, una falta botada por Croacia estuvo a punto de establecer el 1-1 pero Juan desbarató la jugada.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído