La tasa de natalidad bajará drásticamente en España

El flujo inmigratorio se reducirá en la próxima década

Sin embargo el número de defunciones superará al de nacimientos

La aportación de las inmigrantes, que tienen hijos a edades más tempranas, explicaría también que la edad media a la maternidad se estabilice en torno a los 31 años

La población de España aumentará en 1,1 millones de habitantes en la próxima década -apenas 47 millones en 2019- y el flujo inmigratorio continuará reduciéndose todos los años, pasando del máximo histórico alcanzado en 2007, con 958.000 extranjeros, a los 400.000 en 2018.

La Proyección de Población a Corto Plazo elaborada por el INE para 2009-2019 prevé una desaceleración de la tasa de crecimiento de la población, que se reduciría desde el 1,2% anual registrado en 2008 hasta el 0,3% en 2010.

Frente a un ritmo anual de crecimiento medio de 695.000 habitantes durante 2002-2008, en los diez próximos años habría un aumento medio anual en torno a los 113.000 habitantes.

De esta manera, y después de unos años de dinamismo demográfico, España apenas alcanzaría los 47 millones de habitantes en 2019.

Tras registrar el máximo crecimiento vegetativo de las dos últimas décadas en 2008, con una diferencia favorable de nacimientos sobre defunciones de 133.000 personas, habría un descenso hasta un excedente vegetativo anual de 16.700 personas en 2018.

El índice de fecundidad (número medio de hijos por mujer) mantendría su ritmo de crecimiento, pasando de los 1,46 en 2008 a los 1,54 en 2018, debido en parte al efecto de la población extranjera.

La aportación de las inmigrantes, que tienen hijos a edades más tempranas, explicaría también que la edad media a la maternidad se estabilice en torno a los 31 años.

Sin embargo, el crecimiento esperado de la fecundidad de las mujeres residentes en España sería insuficiente para impedir el descenso en el número absoluto de nacimientos, ya que las mujeres en edad fecunda serán cada vez menos numerosas. De hecho, se espera que a partir del presente año tenga lugar una paulatina reducción en el número anual de nacidos durante dicho periodo.

Según la proyección del INE, la esperanza de vida al nacer aumentará casi dos años en los varones y 1,6 años en las mujeres. El número de defunciones anuales crecerá moderadamente en los próximos años, hasta situarse en torno a los 427.000 en 2018.

Inmigración, hasta ahora clave

En cuanto a la migración exterior, el componente más volátil e incierto del devenir demográfico, el INE recuerda que en los últimos años ha sido el factor clave del aumento poblacional, al representar entre el 75,6% y el 92,8% del crecimiento anual entre 2002 y 2008.

No obstante, el flujo inmigratorio se reducirá en los próximos años, pasando del máximo histórico de 958.000 inmigrantes anuales en 2007 a 345.000 en 2012.

A partir de 2012, la proyección estadística fija un horizonte de 400.000 inmigrantes en 2018, previendo una evolución estable del flujo anual de entrada de extranjeros hasta dicho año.

Con ello, habida cuenta de la importancia adquirida por el fenómeno de la emigración exterior, se supone que se producirá una estabilización de la migración exterior neta. De acuerdo con la hipótesis del INE, el saldo migratorio proyectado para el periodo 2009-2018 se situará por debajo de los 80.000 inmigrantes netos en todos los años.

Por edades, el mayor aumento poblacional se produciría en los mayores de 64 años, con un crecimiento de 1,29 millones de personas (un 16,9%) en la próxima década. De esta forma, este grupo de edad pasaría a suponer el 19% del total de habitantes en 2019, frente al 16,6% actual.

La población entre 16 y 64 años se reduciría en 754.000 personas (un 2,4%), y los menores de 15 años aumentarían en 595.000 (un 8,3%), reflejando el aumento de la natalidad en el periodo reciente.

Castilla-La Mancha, la que más crece

Por comunidades autónomas, Castilla-La Mancha, Murcia y Baleares serán las autonomías en las que más crecerá la población en los próximos diez años, frente a las comunidades de la Cornisa Cantábrica, donde disminuirá.

Esa tasa se incrementaría hasta el 11,4% en el caso de Castilla-La Mancha, al 9,2% en Murcia, al 7,8% en Baleares, al 7,3% en la Comunidad Valenciana y al 7,2% en Canarias.

Así, las zonas peninsulares del centro-sur, del levante y los territorios insulares configurarían las áreas de mayor dinamismo demográfico durante los 10 próximos años. Por el contrario, varias regiones españolas verían disminuir su población, como Asturias, el País Vasco y Galicia, con decrecimientos superiores al 3%.

Además, según el INE, en estas tres comunidades el descenso generalizado del saldo vegetativo no se vería compensado por la aportación de la migración exterior e interior.

Uno de los resultados más llamativos de esta proyección es que en la próxima década el número de defunciones superaría al de nacimientos en ocho comunidades autónomas (Galicia, Castilla y León, Asturias, País Vasco, Extremadura, Aragón, Cantabria y La Rioja).

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído