Garzón dice que «no se puede borrar» la historia de los indígenas pero «se debe constatar la opresión» de sus colonos

El titular del Juzgado número cinco de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, aseguró hoy que la historia de los pueblos indígenas «no se puede borrar» pero «sí se debe constatar» la «opresión» de los colonos europeos sobre los «legítimos dueños» de América.

En la presentación del libro ‘Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas. Hacia un mundo intercultural y sostenible’, publicado por la editorial Catarata, el juez Garzón subrayó que la protección de los derechos indígenas «es un problema de todos».

El acto, celebrado en la Casa de América de Madrid, contó con la participación del relator especial de la ONU sobre la situación de los Derechos Indígenas, James Anaya; el profesor de Derecho Internacional Público y de DD.HH. en la Universidad de Deusto, Felipe Gómez Isa, y su homólogo en la Universidad Carlos III de Madrid, Daniel Oliva.

La publicación, que nació a raíz de la aprobación en 2007 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, abunda en la esencia de este texto, que, a pesar de su carácter no vinculante, se ha abierto camino en la legislación de diversos países latinoamericanos y aspira a convertirse en una norma de carácter universal.

Según Garzón, la situación de los pueblos indígenas afecta a toda la sociedad, y «necesita de la protección» de todos los mecanismos jurídicos a nivel internacional, entre los que se encuentran, según dijo, la Justicia Universal y la Corte Penal Internacional.

«Gracias a la creatividad jurídica de quienes dieron forma a esta declaración, millones de personas pueden disponer de un instrumento internacional en defensa de sus derechos. Ahora nos corresponde a todos desarrollarla con igual imaginación, dando paso, en la medida en que sean necesarios, a todos los mecanismos de protección internacional», añadió.

RECONOCIMIENTO DE LAS «INJUSTICIAS HISTORICAS»

El libro, que cuenta con la colaboración de diversos expertos en Derechos Humanos a nivel mundial, entre los que se encuentran el propio Daniel Oliva y la asesora en DD.HH. Natalia Alvarez, gira en torno a la declaración de la ONU y el reconocimiento expreso de las «injusticias históricas que conformaron el destino de los pueblos indígenas».

Según Anaya, otro de los puntos novedosos de esta declaración es que reconoce el derecho de autodeterminación de los pueblos indígenas. «Este derecho no se parece en nada a la antigua concepción de los estados, quienes veían la autodeterminación como una amenaza, sino que reconoce la libre determinación de los pueblos dentro de sus estados», concluyó.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído