Entre los cuerpos está el de Daniel Bravo Mota, director del penal de Tuxpan

Son ya 77 los cadáveres rescatados en la fosa común de Guerrero

El agujero ha sido utilizado por los narcotraficantes para deshacerse de sus víctimas

Una especie de mina situada en el fondo de un barranco de más de 180 metros de profundidad

Las autoridades han dado por concluidas las tareas de rescate de los cuerpos hallados en la fosa clandestina encontrada la semana pasada en el estado de Guerrero y cerrado su cifra en 77 cadáveres.

La fosa, que podría haber sido utilizada por los narcotraficantes para deshacerse de sus víctimas, fue localizada el pasado 30 de mayo gracias a la detención de 16 personas en Iguala (Guerrero).

El personal de rescate ha empleado una media de seis horas por cada uno de los cuerpos hallados en una especie de mina situada en el fondo de un barranco de más de 180 metros de profundidad, en una zona de difícil acceso.

Aunque en un principio se habló de 25 cuerpos, y el lunes pasado se elevó su número a 40 cadáveres, los trabajos de los peritos y el personal de rescate han concluido, tras el análisis de las osamentas y cuerpos en estado de descomposición encontrados, que la cifra real es de más del doble de la inicial.

Según ha confirmado este lunes la Fiscalía de esta región, se trata de la fosa clandestina más importante descubierta hasta ahora.

Entre los cuerpos localizados, se ha indentificado el de Daniel Bravo Mota, director del penal de Tuxpan, quien se encontraba desaparecido desde el pasado 24 de mayo y que fue identificado por sus hijos.

«El número total de cuerpos recuperados de este pozo ha sido de 55», ha dicho en una conferencia de prensa Albertico Guinto Sierra, portavoz de la Fiscalía en Guerrero.

Horas después las informaciones actualizaron las cifras en 77 cadáveres.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído