El mayor índice de consumo de cocaína se detectó en Argentina y Chile

El consumo de cocaína aumenta en Sudamérica

América del Norte continúa siendo el principal mercado de cocaína a nivel mundial

El consumo de cocaína aumenta en Sudamérica
Cocaína.

En América Latina, los aumentos en el consumo de cocaína se han detectado en Venezuela, Ecuador, Brasil, Argentina, Uruguay, Guatemala, Honduras, Jamaica y Haití

El consumo de drogas está aumentando en los países en vías de desarrollo, con un aumento significativo del uso de cocaína en América del Sur y África occidental.

Esta es una de las principales conclusiones que se desprenden del «Informe Mundial sobre las drogas 2010» publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) que indica que América del Sur, América Central y la región del Caribe cuentan ya con 2,7 millones de consumidores de sustancias ilícitas.

El informe alerta además que la demanda de cocaína se ha doblado en Europa en la última década al mismo tiempo que ha descendido en Estados Unidos.

Sin embargo, América del Norte continúa siendo el principal mercado de cocaína a nivel mundial.

Esta tendencia ha llevado, sin embargo, a la creación de carteles de narcotráfico en América del Sur que han desarrollado nuevas rutas para trasladar la droga y que, según la ONUDD, tienen una influencia desestabilizadora en la región.
Brasil y Argentina, principales mercados

En América Latina, los aumentos en el consumo de cocaína se han detectado en Venezuela, Ecuador, Brasil, Argentina, Uruguay, Guatemala, Honduras, Jamaica y Haití.

El mayor índice de prevalencia en el uso de cocaína se detectó en Argentina y Chile, con índices comparables a EE.UU., mientras que Brasil y Argentina constituyen los mercados más grandes en términos absolutos de América del Sur, con más de 900.000 y 600.000 consumidores respectivamente.

Según el informe de las Naciones Unidas, el descenso en el consumo en EE.UU. vendría determinado por las enérgicas medidas policiales destinadas a atacar el problema en Colombia -principal país productor para el consumo estadounidense- y a su vecino de tránsito, México.

Por otra parte, esta oficina de las Naciones Unidas indicó que el cultivo de las plantas que sirven de materia prima para la fabricación de drogas disminuyó en Afganistán (opio) y en los países andinos (coca), mientras que el consumo de cocaína se ha estabilizado en el mundo desarrollado, aunque el consumo y producción de drogas sintéticas ha aumentado.

Europa tiene unos cuatro millones de personas que consumieron casi un cuarto de la producción mundial de cocaína de 2008.

El número de usuarios se ha duplicado en la última década y su mercado tiene un valor casi similar al de EE.UU., el mayor consumidor de cocaína del mundo.

Descenso cultivo de coca

La superficie total dedicada al cultivo de coca se redujo en un cinco por ciento y la ONUDD explica que este descenso «obedece a una disminución en Colombia no compensada por el aumento registrado en Perú y Bolivia».

El cambio en la demanda que gira ahora hacia Europa ha llevado a la creación de nuevas rutas de tráfico, con una cada vez mayor cantidad de cocaína alcanzando Europa a través de los países de la comunidad andina y por vía de África occidental, lo que constituye la principal causa de inestabilidad en la región.

«La gente que esnifa cocaína en Europa está destruyendo las prístinas selvas de los países andinos o corrompiendo gobiernos en África occidental», afirmó el director de la ONUDD, Antonio María Costa.

«Los países más pobres no están en condiciones de absorber las consecuencias del abuso del incremento del consumo de drogas. Los países en vías de desarrollo se enfrentan a una crisis en ciernes que esclavizará a millones a la miseria de la dependencia de estupefacientes», señaló.

«No resolveremos el problema trasladando los hábitos del consumo del mundo desarrollado al que está en desarrollo» concluyó Costa.

Poder desestabilizador

El informe sobre las drogas de 2010 contiene un capítulo especialmente dedicado al poder desestabilizador del narcotráfico en los países que se utilizan como tránsito.

Muestra como la riqueza, la violencia y el poder del tráfico de drogas puede poner en riesgo la seguridad e incluso la soberanía de los estados, en lugares donde los traficantes de drogas adquieren poder suficiente para desafiar al Estado mediante la confrontación violenta o la corrupción a alto nivel.

Entre 2006 y 2008, más de la mitad de los envíos de cocaína por vía marítima con destino a Europa detectados procedían de Venezuela, según la ONUDD.

También en Ecuador se ha dado un aumento del tráfico de tránsito y ambos países experimentan crecientes problemas de violencia.

Para ONUDD, el declive de la cocaína en Estados Unidos y el auge en Europa han contribuido también al auge de la violencia en la región del Caribe.

Mientras que la violencia relacionada con el narcotráfico recibe una gran atención en México, la ONUDD afirma que hay otros países en el triángulo norte de América Central, en concreto Guatemala, Honduras y El Salvador, que se ven aún más afectados con tasas de asesinatos mucho más altas que en México.

 

 

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído