Más de 500.000 personas protestan contra el hambre en una campaña de la FAO

Más de 500.000 personas han firmado la petición lanzada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en una agresiva campaña para que los gobiernos conviertan la eliminación del hambre en su principal prioridad.

La campaña comenzó el pasado mes de mayo y con ella la FAO llama a los ciudadanos a rebelarse contra el hecho de que más de 1.000 millones de personas pasen hambre en el mundo, firmando en la web «www.1billionhungy.org».

Según pudo comprobar este viernes Servimedia a las 12.00 horas en la web de la campaña, más de 515.000 personas han mostrado su apoyo a esta iniciativa.

El presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, se unió a esta campaña el pasado miércoles, en un acto que tuvo lugar en Brasilia y en el que rubricó su nombre y sopló el silbato amarillo que simboliza esta iniciativa.

En el vídeo promocional de la campaña, el director general de la FAO, Jacques Diouf, señala que «una persona hambrienta es una persona enfadada. El hecho indignante de que otros seres humanos continúen padeciendo hambre debería también enfadarnos profundamente. Si os sentís así, quiero que descarguéis vuestra rabia todos vosotros, ricos y pobres, jóvenes y ancianos, de países en desarrollo y desarrollados».

SARA CARBONERO

La periodista Sara Carbonero, el actor Jeremy Irons, el ex atleta Carl Lewis y el futbolista Patrick Vieira son algunas de las personas que han participado en el lanzamiento de la campaña, que utiliza un novedoso software que permite al usuario visualizar el impacto de su participación en un mapamundi a medida que sus amigos se transmiten el enlace.

Este mapa de Google permite, además, seguir el rastro del número de firmantes en cada país, ya que, para la FAO, los contactos entre amigos y conocidos a través de Facebook y otras redes sociales son la clave para la propagación de la petición. Una aplicación permite al usuario, sin salir de Facebook, firmar la petición y animar a sus amigos y familiares a hacer lo mismo.

En la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996, los líderes de 185 países acordaron el objetivo de reducir la cifra de hambrientos a la mitad (menos de 420 millones de personas) en 2015.

Sin embargo, la FAO alertó de que si el mundo continúa al ritmo actual, la reducción del hambre se alcanzará en 2150, tras «cientos de millones de muertes inútiles y un sufrimiento incalculable».

Por ello, la campaña de la FAO utiliza como icono un silbato amarillo, con el que da a entender que la situación ha llegado ya al límite.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído