Inmigración dominicana, parejas argentinas y dejadez mexicana en la «Mostra»

Inmigración dominicana, parejas argentinas y dejadez mexicana en la "Mostra"
Los directores de cine Israel Cardenas y Laura Amelia Guzmán. EFE/Archivo

Una historia de inmigración haitiana en la República Dominicana, las experiencias de varias parejas argentinas y la dejadez humana ilustrada en un corto con producción mexicana salieron hoy a escena en el 67 Festival Internacional de Cine de Venecia.

Estos tres asuntos son protagonistas de otras tantas producciones presentadas en la sección «Horizontes»: «Jean Gentil», de Israel Cárdenas y Laura Amelia Guzmán (México, R.Dominicana y Alemania), «En el futuro», de Mauro Andrizzi (Argentina), y «Man in a Room», de Rafael Palacio (México, EEUU y Suiza).

«Jean Gentil» narra la historia de un inmigrante haitiano en República Dominicana que se intenta ganar la vida como profesor de inglés y francés en Santo Domingo, pero al que las cosas no le terminan de ir muy bien e irá sumiéndose en un pozo del que cada vez le es más difícil salir, a pesar de la ayuda que le ofrecen.

Llevado por una gran fe religiosa que no le hace dejar de creer en Dios en ningún momento, el protagonista, llamado Jean Remy Genty, abandonará la capital dominicana, donde no encuentra trabajo, para huir al campo, donde parece encontrar un lugar en el que sentirse más cómodo.

«Con miedo, con mucho miedo, empezamos a escribir ese guión. En Dominicana es un tema delicado el de los haitianos, los emigrantes. Los dominicanos no quieren saber de los haitianos por lo general, la mayoría. Entonces hacer esta película me daba miedo, era un riesgo», confesó hoy Guzmán a Efe en Venecia.

«Hay muchos inmigrantes en esta situación, pero no puedo decir que se extrapole a todos, porque la mayoría está trabajando en las construcciones, mandando su dinero a Haití. Todos los meses, ves que no gastan un centavo, todo lo ahorran y mandan dinero a Haití», añadió.

«Jean Gentil», de casi 90 minutos de duración, es una película de realidad, pues no sólo la historia está basada en la vida de un profesor al que conoció Guzmán, sino que se interpreta a sí mismo en la gran pantalla, con su propio nombre.

«Creo que le han pasado eventos en su vida, a lo largo de la vida, que le hacen ver las cosas de manera oscura. Ya no puede ver la luz, por más que intentemos ponerle cosas delante», explicó Guzmán.

Y más duro es, sin duda, el final de la cinta, en el que la capital haitiana toma protagonismo con imágenes aéreas de la devastación que dejó el terremoto del pasado 12 de enero en el país caribeño, unas tomas que en un principio no estaban pensadas, pero que cobraron todo el sentido tras la catástrofe.

Por su parte, «En el futuro», de unos 50 minutos, recoge los testimonios de varias parejas heterosexuales y una homosexual de Argentina y las formas en las que éstas se relacionan.

El medio-metraje, filmado en su mayor parte en blanco y negro, comienza con varios minutos de besos entre las distintas parejas que después terminarán contando sus experiencias en común, algunas banales, en primera persona.

«Creí que los besos eran una buena forma de presentar a las parejas. Creo que es algo como de siete u ocho minutos y está hecho para entrar en la película. Fue la primera imagen que tuve del rodaje y después las imágenes fueron apareciendo en mi mente. El proceso no fue muy lógico», comentó Andrizzi en una rueda de prensa.

«Algunas son historias de amigos y otra, en concreto, de cuando era adolescente yo. Los actores también empezaron a improvisar sobre esas historias creadas. Es más improvisación y pura ficción», añadió el argentino, quien dijo que, a pesar de que pueda no parecerlo, sí que hay una interrelación entre todos esos personajes y sus testimonios.

«Man in a Room», corto en inglés de 6 minutos, muestra la historia de un chico encerrado en una sobria y pequeña habitación de un piso de Nueva York de la que no sale y en la que le hacen compañía puntualmente una prostituta, un ratón y una araña.

Una voz en «off» que narra las acciones del joven añaden una nota más de humor a una historia de por sí graciosa por la imagen de dejadez de todo el espacio y el protagonista, historia que, según explicó hoy Palacio, en rueda de prensa, llega con toda la intención de hacer un proyecto sencillo, sin artificios. Miguel Cabanillas

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído