La matanza sería producto de una disputa entre bandas, según autoridades de Honduras

La matanza sería producto de una disputa entre bandas, según autoridades de Honduras
. EFE/Archivo

Las autoridades de Honduras tienen «indicios racionales» de que la matanza de 14 personas perpetrada el sábado en una cancha de fútbol de San Pedro Sula fue producto de disputas entre «bandas criminales», aunque no todas las víctimas tenían vínculos delictivos, dijo hoy una fuente oficial.

El resultado de las primeras investigaciones «de inicio nos da la idea que es un enfrentamiento entre algunas bandas criminales» y que podría haber «algún negocio ilícito en medio de todo», declaró a periodistas el viceministro de Seguridad, Armando Calidonio.

«Hay indicios racionales que nos indican que miembros de la Mara 18 con un grupo de la banda de Los Tercereños son los que operaron en ese lugar (la cancha)», explicó.

La Mara 18 es una de las pandillas más violentas que operan en Honduras y otros países centroamericanos y vive en permanente disputa por control de territorios y negocios como la venta de drogas con la Mara Salvatrucha, su principal rival.

Según la Policía, unos nueve hombres con chalecos antibalas y pasamontañas llegaron en dos vehículos al campo de fútbol de la colonia Felipe Zelaya de San Pedro Sula (norte), sacaron varias armas de otro automóvil estacionado de antemano en el lugar y dispararon contra las víctimas.

Nueve personas murieron de inmediato, cuatro cuando eran llevadas a un hospital y una más en el centro asistencial.

Las autoridades recolectaron en el lugar de la masacre unos 35 casquillos de fusiles AK-47 y M-16 y de pistola nueve milímetros.

Calidonio refirió que los autores de la masacre llegaron al lugar «buscando a una persona de nombre Froylán», quien supuestamente resultó herido aunque se desconoce su paradero.

El funcionario aclaró que las investigaciones indican que «no toda la gente que murió estaba involucrada con una banda, posiblemente muchas de las personas podrían no tener nada que ver» en cuestiones delictivas, lo que se espera confirmar una vez que todas estén plenamente identificadas.

«Una situación como ésta no puede dejar de hacernos pensar en un probable ajuste de cuentas o en una enemistad fuerte de un grupo de personas» con otra, señaló el viceministro de Seguridad.

«Pero está claro», puntualizó, «que simples enemistades no producen este tipo de hechos».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído