La familia de la joven asesinada en Colombia celebra el arresto de los ladrones, pero aún sospecha del marido

Los familiares de Irene Cortés Lucas, la turista malagueña de 30 años que falleció este pasado miércoles en Barranquilla (Colombia) tras recibir un disparo de un atracador mientras se encontraba en un bar, se han mostrado «más tranquilos» tras la detención de los dos individuos que, presuntamente, perpetraron el atraco, aunque mantienen sus sospechas sobre la supuesta implicación en el suceso del marido de la fallecida.

Sarai Santiago, cuñada de la víctima, ha explicado a Europa Press que la familia de la joven, residente en Vélez-Málaga (Málaga), continúa «fatal» tras recibir la noticia de su muerte, aunque ha reconocido que los familiares «estamos más tranquilos» después de ser informados de la detención de los dos presuntos asaltantes.

No obstante, Santiago ha puntualizado que la familia mantiene sus sospechas sobre la presunta implicación en el suceso del marido de Irene, Farid Llinás, un ciudadano colombiano que emigró a España en 2001 y con el que la joven viajó a Barranquilla para presenciar los carnavales de la localidad.

La cuñada de la víctima no ha sido tan categórica como lo fueron el día después del asesinato otros familiares de la joven, que incluso aseguraron que el marido de la fallecida habría contratado un sicario para que la asesinara. No obstante, Santiago sí ha insistido en que «se sospecha» que Llinás puede tener algo que ver en el suceso, por lo que ha reiterado la petición de la familia para «que se haga justicia» con este asunto.

Santiago ha lamentado que la familia de Irene únicamente haya podido hablar con el marido «a través de una televisión», y se ha referido a la intención expresada por éste de viajar a España junto al féretro de su mujer, pese a que los ánimos de vecinos y familiares están bastante encendidos en su contra. En este sentido, se ha mostrado convencida de que Llinás «es capaz» de volar y presentarse en Vélez-Málaga.

En cuanto a la repatriación del cadáver, ha detallado que, por el momento, la familia sigue sin tener confirmación oficial sobre el día exacto de la llegada del cuerpo a España, aunque según la información de la que dispone, se prevé que el féretro con los restos mortales de Irene llegue «en cuatro o cinco días».

Irene Cortés, madre de cinco hijos, nació en Granada, aunque residía en Vélez-Málaga, muy cerca de la barriada de Pueblo Nuevo de la Axarquía, donde vivía el resto de su familia. Regentaba un bar de copas en el núcleo de población de Torre del Mar y, según sus familiares, era la primera vez que viajaba a Colombia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído