La policía advierte contra el «séptimo cielo» o «sales de baño»

Un segundo ‘ataque zombi’ aumenta la alarma por la droga canibal

Arrestan a un hombre que amenazó con comerse a dos agentes e intentó morder a uno

Un aviso de la dirección de la policía de Miami llama a los agenes a extremar la prudencia después de que se haya registrado un segundo incidente caníbal relacionado con una nueva droga de síntesis, bautizada como el «séptimo cielo».

La policía abatió la pasada semana a un hombre mientras comía la cara de otro.

En este segundo caso, un sospechoso amenazó con «comerse» a dos policías e intentó morder a uno. Brandon De León, de 21 años, fue detenido en un restaurante donde insultaba a gritos.

Durante el camino, se golpeó la cabeza contra el cristal de separación interna del vehículo policial amenazando a los agentes:

«Voy a comeros».

Después, al llegar a la comisaría, gruñó como un animal e intentó morder a un policía en la mano. Los agentes tuvieron que ponerle una máscara antimordeduras y atarle las piernas.

Además de haber tomado «séptimo cielo» -uno de los nombres de esta nueva droga sintética conocida también como «sales de baño»- De León dio positivo en alcohol, canabis y medicamentos.

Su caso «recuerda a un incidente que tuvo lugar la semana pasada cuando un sospechoso de sexo masculinó devoró el rostro de otro hombre», advierte una nota interna de la policía.

En este primer caso, bautizado como «el ataque zombi» por los medios locales, el asaltante, desnudo, había agredido al indigente Ronald Poppo y le devoró las orejas, parte de la frente y los ojos, en un lateral de la rampa del viaducto McArthur del centro de la ciudad que conecta con Miami Beach. La víctima continúa hospitalizada en estado crítico.

El agresor, Rudy Eugene, de 31 años, fue abatido.

Según la policía, podría haber sido drogado con el «séptimo cielo», descrito como una sustancia «adictiva y peligrosa» que provoca un aumento de la temperatura corporal y quienes la consumen se convierten en personas muy agresivas.

La novia de Eugene, Yvonka Bryant, aseguró ayer que nunca hablaron de canibalismo, ni de vudú, y cree que es «muy probable» que una droga que se le «suministró sin su consentimiento» lo condujera a perpetrar el ataque.

Un informe de la policía, citado por Efe, señala que cuando un agente llegó a la escena y trató de detener a Eugene, éste le gruñó y continuó con el ataque al indigente que yacía en el suelo, también desnudo.

El policía tuvo que recurrir a su arma de reglamento y al dispararle la primera vez, el individuo siguió devorando el rostro de la víctima y luego falleció tras varios impactos.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído