Un acto de generosidad que los veterinarios valoraron

Una mujer pisa un caracol y lo lleva al veterinario para que le reconstruyan el caparazón

'Chevy', que así lo apodaron, fue hospitalizado y allí pudo disfrutar de cantidad de verduras frescas

Una mujer pisa un caracol y lo lleva al veterinario para que le reconstruyan el caparazón

Los caracoles están formados por dos partes, el cuerpo y el caparazón. Este último cumple una función muy importante: protege su cuerpo contra cualquier agresión y hace que pueda resguardarse. Además, a manos de un humano, es muy frágil.

Tal y como recoge La Stampa, una señora pisó un caracol sin querer y destrozó su pequeño caparazón. Lejos de abandonarlo, se acercó a una clínica veterinaria de Israel para que salvaran a este pequeño animal. Una historia curiosa que tuvo un final feliz gracias al empeño de los veterinarios.

La reconstrucción fue fotografiada y publicada en la página de Facebook de la Clínica. »Para reparar el caparazón necesitamos mucha paciencia y precisión. Lo hicimos de manera en que el pegamento se mantiene fuera de la concha y no penetra en el interior», explicaban los veterinarios.

Durante la intervención, el caracol se mantuvo tranquilo y paciente sobre su »mesa de operaciones» mientras le reconstruían esa parte tan importante de su cuerpo. Al terminar la operación, el caparazón fue completamente reparado y el caracol tuvo la oportunidad de volver a entrar en él.

‘Chevy’, que así lo apodaron, fue hospitalizado y allí pudo disfrutar de cantidad de verduras frescas. Una historia que demuestra que el amor por los animales, sea cual sea su especie y su tamaño, sigue presente. 

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído