Un acto de generosidad que los veterinarios valoraron

Una mujer pisa un caracol y lo lleva al veterinario para que le reconstruyan el caparazón

'Chevy', que así lo apodaron, fue hospitalizado y allí pudo disfrutar de cantidad de verduras frescas

Una mujer pisa un caracol y lo lleva al veterinario para que le reconstruyan el caparazón

Los caracoles están formados por dos partes, el cuerpo y el caparazón. Este último cumple una función muy importante: protege su cuerpo contra cualquier agresión y hace que pueda resguardarse. Además, a manos de un humano, es muy frágil.

Tal y como recoge La Stampa, una señora pisó un caracol sin querer y destrozó su pequeño caparazón. Lejos de abandonarlo, se acercó a una clínica veterinaria de Israel para que salvaran a este pequeño animal. Una historia curiosa que tuvo un final feliz gracias al empeño de los veterinarios.

La reconstrucción fue fotografiada y publicada en la página de Facebook de la Clínica. »Para reparar el caparazón necesitamos mucha paciencia y precisión. Lo hicimos de manera en que el pegamento se mantiene fuera de la concha y no penetra en el interior», explicaban los veterinarios.

Durante la intervención, el caracol se mantuvo tranquilo y paciente sobre su »mesa de operaciones» mientras le reconstruían esa parte tan importante de su cuerpo. Al terminar la operación, el caparazón fue completamente reparado y el caracol tuvo la oportunidad de volver a entrar en él.

‘Chevy’, que así lo apodaron, fue hospitalizado y allí pudo disfrutar de cantidad de verduras frescas. Una historia que demuestra que el amor por los animales, sea cual sea su especie y su tamaño, sigue presente. 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído