Historias insólitas

El víacrucis del británico que confundió un frasco de agente neurotóxico ruso con perfume

Charles Rowley llevó el envase de Novichok a su hogar, lo que generó su enfermedad y la muerte de su pareja

El víacrucis del británico que confundió un frasco de agente neurotóxico ruso con perfume
Charlie Rowley y Dawn Sturgess Novichok

Charlie Rowley se intoxicó con Novichok. Según ha explicado a las autoridades regaló a su novia Dawn Sturgess un frasco que encontró en el suelo y que pensó que era de perfume, aunque posiblemente contenía el agente nervioso.

Lo que nunca imaginó es que aquel pequeño envase generaría la muerte de su pareja y le condenaría a luchar por su vida.

Rowley es uno de los británicos que estuvo expuesto al mortal agente neurotóxico Novichok. Luego de estar internado, logró sobrevivir. Sin embargo, en las últimas horas reveló algunas de las secuelas que le dejó y habló de su mayor miedo. (Hallan un recipiente con Novichok en casa de uno de los envenenados en Reino Unido)

En diálogo con el periódico Sunday Mirror, señaló que padece de la vista y movilidad, y teme que el veneno lo mate al término de una década.

Rowley, de 45 años, se enfermó en junio cerca de Salisbury, Inglaterra, luego de entrar en contacto con el agente tóxico. El mismo que fue utilizado meses atrás para atacar al ex espía ruso Sergei Skripal y a su hija Yulia.

Rowley, Skripal y su hija sobrevivieron, pero la pareja de Rowley, Dawn Sturgess, quien también quedó expuesta, murió en el hospital. (La misión secreta del Novichok en Alemania)

El británico contó que él había regresado al hospital para ser atendido porque se está quedando ciego y le cuesta caminar: «Estoy luchando para ver correctamente y para caminar».

«Me preocupa que el novichok me mate si alguna vez me da algún tipo de virus (…) Puede que esté fuera del hospital, pero no me siento seguro«, confesó.

«Estoy aterrorizado por el futuro», agregó. Rowley manifestó, además, que «los médicos no saben cuáles podrían ser los efectos a largo plazo».

Tras el envenenamiento de Skripal y su hija, el Reino Unido y gran parte de la comunidad internacional acusaron a Rusia de haber estado detrás del ataque. El Kremlin siempre lo ha negado.

Las autoridades británicas identificaron a los sospechosos de haber llevado al agente nervioso. Aunque Moscú desestima cualquier tipo de relación, las informaciones de inteligencia reflejan vínculos de los sospechosos con el gobierno de Vladimir Putin.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído