Fidel Castro cumple 81 años con discretas celebraciones en Cuba

Fidel Castro cumple 81 años con discretas celebraciones en Cuba

(PD/Agencia EFE).- En espera de los «ajustes estructurales» anunciados recientemente por el presidente provisional de Cuba, el general Raúl Castro, los cubanos recuerda este lunes con discretas celebraciones el 81 cumpleaños del convaleciente jefe de la revolución, Fidel Castro.

Apartado del poder por una grave enfermedad que le obligó a delegar sus cargos en su hermano menor el 31 de julio de 2006, Fidel Castro llega a sus 81 años convertido en el editorialista estrella del diario ‘Granma’, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba.

A través de sus artículos, bautizados como «reflexiones», ha expresado sus opiniones sobre asuntos tan dispares como el uso de alimentos para la producción de etanol, el cambio climático o, más recientemente, la responsabilidad del capitalismo en la deserción de deportistas cubanos en competiciones internacionales, si bien EEUU, su eterno enemigo, ha sido el principal objetivo de sus críticas.

Durante el último año, la falta de información sobre su estado de salud y las escasas imágenes difundidas por los medios oficiales -las últimas, el pasado 5 de junio- han ido acabando con las expectativas de los cubanos de volver a ver a su líder enfundado en su uniforme verde olivo y arengando a las masas.

Pocos esperan sorpresas el lunes, más allá de alguna nueva «reflexión», la publicación de alguna fotografía o la visita de algún dirigente aliado, como el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, amigo personal de Castro.

En contraste con los actos multitudinarios convocados el pasado año en homenaje a su 80 cumpleaños -que se celebró en diciembre, con cuatro meses de retraso-, las autoridades no han anunciado hasta ahora ninguna convocatoria extraordinaria por el 81 aniversario del líder cubano, aunque organizaciones políticas y de masas realizarán actividades culturales y recreativas en honor al comandante.

Un panorama sombrío

Entretanto, los cubanos, que se han acostumbrado progresivamente a la ausencia del jefe de la revolución y al hermetismo que rodea a todo lo relacionado con su salud, siguen ocupados en resolver las dificultades cotidianas y a la espera de señales sobre el rumbo de los «ajustes estructurales» anunciados hace unas semanas por Raúl Castro.

El pasado 26 de julio, la fecha más señalada de la revolución, el presidente en funciones dibujó un panorama sombrío sobre la situación del país.

El general Castro dijo entonces que Cuba no ha salido del periodo especial -en el que se sumió tras la caída del bloque soviético- y, en tono autocrítico, reconoció la necesidad de superar viejas concepciones y aplicar ajustes estructurales para impulsar la economía.

Aunque Raúl Castro adelantó que no habrá cambios espectaculares ni inmediatos, los cubanos esperan indicios de que el país va saliendo del inmovilismo de los últimos meses.

Cuba está preparada para un proceso de «transformaciones necesarias» con y sin su líder histórico, Fidel Castro, y sin caer en el caos, apuntó en una reciente entrevista Mariela Castro, sobrina del jefe de la revolución e hija del presidente cubano en funciones.

Mariela reconoció que «la preocupación que todos teníamos de perder a nuestro líder ahora la tenemos más cerca».

Un lider envejecido

«Estamos aprendiendo a vivir con nuestro líder envejeciendo, y las personas cuando envejecen tienen que dejarse cuidar, que es lo que nunca dejó Fidel. Fidel se dedicó siempre a cuidarnos», dijo.

«Hasta el 31 de julio de 2006, el progreso de los cubanos se supeditaba a las necesidades de la llamada revolución. Después del 31 de julio, el progreso de dicha revolución parece que comienza a supeditarse a las necesidades de la gente», declaró esta semana la organización opositora ‘Concertación’.

Por el contrario, para el disidente Elizardo Sánchez no ha habido ninguna novedad en los últimos meses porque «el general Raúl Castro no acaba de asumir todas las responsabilidad de gobierno ni Fidel Castro acaba de apartarse».

Nacido en Birán (oriente), el 13 de agosto de 1926, Fidel Castro ha conducido el timón de la revolución desde 1959, convirtiéndose en el líder del poder más antiguo de Occidente, con la excepción de la reina Isabel II de Inglaterra.

Durante este medio siglo, Castro ha sobrevivido a la caída del bloque soviético y ha mantenido un enfrentamiento sostenido con el país más poderoso del mundo desde una isla de apenas 11 millones de habitantes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído