Rescate desesperado en Somalia


(PD).- El portavoz de la sección española de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), Carlos Ugarte, ha declarado esta mañana que no se sabe «quiénes son ni qué es lo que piden» los hombres armados que este miércoles, en la ciudad somalí de Bossaso, secuestraron a la doctora española Mercedes García, de 51 años, y la enfermera argentina Pilar Bauza, de 26.

La policía cerca la guarida en la que se han hecho fuertes los secuestrados (entre seis y ocho hombres armados). «Hemos pasado una noche de tensa espera», ha dicho Ugarte.

Las negociaciones para la liberación de las dos cooperantes se suspendieron anoche por falta de luz, según la policía, y está previsto que se reanuden esta mañana. Las mismas fuentes policiales aseguran que los secuestradores se han comprometido a liberar a las rehenes si no se toman represalias contra ellos.

El subjefe policial de la localidad de Bossaso, Abdulahi Said Game, ha señalado que está personalmente al frente de las operaciones y ha advertido de que «si los secuestradores no se rinden mañana [por hoy], usaremos la fuerza».

A la zona viaja en las próximas horas el embajador español en Nairobi, Kenia, Nicolás Martín Cinto, para seguir de cerca el desarrollo de los hechos. Está previsto que llegue a Bossaso a las 13.30, hora peninsular española. El ministro de Información de Puntlandia, la región autónoma donde tiene lugar el secuestro, Abdulrahman Mohamed Bankah, señaló ayer: «todo lo que sé es que las dos secuestradas están vivas».

Nuevo equipo de MSF

Pilar Bauza llevaba seis meses en Bossaso, mientras que Mercedes García llegó a esa localidad este mes. MSF anunció ayer la salida de la mayor parte de su personal destacado en una misión de nutrición para desplazados somalíes en Bossaso. Esta mañana Ugarte ha informado de que un nuevo equipo viaja hoy a la zona desde Barcelona.

Grabaciones de la televisión somalí difundidas en las últimas horas mostraban imágenes y testimonios de madres cuyos hijos están siendo atentidos en las instalaciones de la ONG y que pedían la vuelta de la doctora y la enfermera. «Mi hijo tiene cólera, ¿quién le va a atender ahora?», decía una mujer en el grabación.

Este secuestro en la ciudad portuaria de Bosasso ocurre dos días después de que pistoleros liberaran al periodista francés Gwen Le Gouil, a quien secuestraron y retuvieron durante ocho días y por quien pedían 55.000 euros de rescate.

Somalia vive desde 1991 en una situación anárquica porque ningún Gobierno central ha logrado imponer su autoridad en el país. Puntlandia mantiene sus propias autoridades administrativas con un régimen de autonomía. Los secuestradores somalíes suelen tratar bien a sus rehenes y casi nunca los matan pues los consideran una inversión de la que, a cambio, esperan beneficios en forma de rescate.

Cuarenta y siete cooperantes españoles se han visto implicados en los últimos once años en secuestros mientras participaban en misiones humanitarias en diversos países empobrecidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído