Chávez saluda con un «bienvenido a su casa» al embajador de España

Chávez saluda con un "bienvenido a su casa" al embajador de España

(PD).- El embajador de España en Venezuela, Dámaso de Lario, entregó sus credenciales a Hugo Chávez y el presidencte venezolano -que tiene aficiones circenses- le saludó con un sonoro «bienvenido a su casa».

El acto supone -en teoría- la plena normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos países tras la Cumbre Iberoamericana en la que el Rey dejó de piedra al Gorila Rojo con su famoso: «¿Por qué no te callas?».

En un acto celebrado en el Salón de Gobernadores del Palacio Blanco, en el recinto de Miraflores, Chávez recibió al embajador español y a los máximos representantes diplomáticos de otros ocho países que presentaron sus credenciales.

El embajador español, que transmitió al presidente venezolano un cordial saludo del Rey de España y del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó su voluntad de trabajar para «intensificar e incrementar los múltiples lazos» que unen a los dos países y a los dos pueblos.

Chávez, en una conversación que fuentes diplomáticas calificaron de cordial y cálida, le comentó al embajador su esperanza de que Rodríguez Zapatero gane en las próximas elecciones en España.

Asimismo, recibió con «mucho agrado» un diccionario español-yanomami (lengua étnica), fruto de la colaboración española-venezolana, con el que le obsequió De Lario.

En la ceremonia de entrega de las credenciales de los nueve embajadores, el presidente venezolano saludó a «todos los pueblos» y a los jefes de Estado y de Gobierno que representan los diplomáticos acreditados en Caracas. A través del embajador de España «saludamos al Rey», manifestó.

En la ceremonia, a la que asistió el canciller venezolano, Nicolás Maduro, entregaron sus credenciales, además del embajador español, los embajadores de México, Ecuador, China, Suiza, Japón, Polonia, Grecia y Canadá.
Vuelta a la normalidad en las relaciones

Dámaso de Lario, que nació en Valencia hace 57 años, fue nombrado a finales del pasado agosto embajador en Venezuela, donde sucedió a Raúl Morodo. Doctor en Historia, ingresó en 1977 en la carrera diplomática y estuvo destinado en las representaciones diplomáticas en Jordania, Australia y Reino Unido.

Ha sido secretario permanente y vicepresidente de la Sección Española del Comité Hispano-Norteamericano y jefe de Área de Organización Técnica en la Oficina de Información Diplomática. En 1998, fue nombrado subdirector general de Relaciones Económicas Bilaterales con países no europeos, y en diciembre de 2001 embajador de España en Indonesia.

Ya el pasado 18 de diciembre, el Rey Juan Carlos recibió las cartas credenciales del nuevo embajador de Venezuela en España, Alfredo Toro Hardy, que sustituyó en Madrid al diplomático Arévalo Méndez.

Tras el acto de entrega, Don Juan Carlos destacó al embajador los «lazos culturales e históricos» que unen a los dos países: «Estoy encantado de tenerle aquí. Son tantos los lazos culturales e históricos que nos unen».

Ambos nombramientos oficiales llegan para zanjar la crisis que se generó entre los dos países por el incidente entre el Rey y el presidente Chávez en la sesión de clausura de la Cumbre Iberoamericana de Chile, el pasado noviembre, en la que el monarca español pidió al mandatario de Venezuela que se callase.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído