Entre balas y explotación sexual

(PD/Agencias).- No sólo son utilizadas como arma de guerra, alistadas por la fuerza, maltratadas física y psicológicamente. La Coalición Española contra la Utilización de Niños y Niñas Soldados ha denunciado que, además, las 120.000 niñas soldado que hay en el mundo sufren abusos sexuales. Sin embargo, muchas de ellas quedan al margen en los procesos de Desarme, Desmovilización y Reintegración (DDR).

Cuando se conmemora el Día Mundial contra la utilización de niños soldado, las organizaciones alertan sobre el abandono que sufren las niñas, un colectivo «especialmente vulnerable», que ya supone el 40% del total de menores militarizados que hay en el mundo.

Sobre esta realidad intenta «llamar la atención» la coalición entre Alboan, Amnistía Internacional, Entreculturas, Fundación el Compromiso, Save the Children y el Servicio Jesuita al Refugiado, quienes denuncian que las pequeñas «no sólo son obligadas a participar directamente en los combates sino que a menudo sus superiores las convierten en sus esclavas sexuales y las someten a abusos permanentemente».

Además del «sufrimiento, las enfermedades, los embarazos no deseados y los daños psicológicos», consecuencia de tales abusos, las niñas sufren el «rechazo» de sus familias y comunidades «en mayor medida que los niños, quedando estigmatizadas y con muy pocas soluciones de futuro». Entre sus alternativas figuran la prostitución o el alistamiento de nuevo en un grupo armado.

EL PROBLEMA DE LOS DDR

Los DDR constituyen los primeros pasos hacia el fin del conflicto y el reestablecimiento de la paz. Este proceso, que consta de tres fases, es vital para que una sociedad transite del conflicto a la paz y hacia el desarrollo de la mejor manera posible. Sin embargo, no son perfectos. Según denuncian las organizaciones, hasta hace poco se prestaba «insuficiente atención a las necesidades especiales» de protección de la niñez dentro de las iniciativas de desarme. Además, «si no existen la voluntad política ni los recursos financieros necesarios, el proceso está condenado al fracaso».

En el caso de las niñas, y aunque desempeñan muchas funciones en los regimientos donde prestan servicio, incluida la primera línea de fuego, «normalmente han sido pasadas por alto porque no se les considera parte integrante de la categoría de los niños soldado» en los DDR. Pese a ello, «con frecuencia» se encuentran niñas soldado que afirman estar satisfechas de haber tenido en el frente y por primera vez en su vida, un estatus similar al de los hombres.

Es por ello que las organizaciones reivindican que «la identificación y el tratamiento de las niñas requieren más sensibilidad y discreción de lo normal» para que no se repitan «fracasos» como el de los programas de rehabilitación de Sierra Leona, que sólo consiguieron apartar del grupo armado al ocho por ciento de las niñas que se encontraron.

LA VISIÓN DE LA ONU

Naciones Unidas estima que entre 250.000 y 300.000 niños han sido reclutados para combatir en conflictos por todo el mundo, en una clara violación a la ley internacional, aunque el número exacto de niños soldados que se encuentran luchando actualmente en todo el mundo es demasiado difícil de conocer. Se reclutan en Afganistán, Burundi, Chad, República Centroafricana, Colombia, RDC, Birmania, Nepal, Filipinas, Somalia, Sudán, Sri Lanka y Uganda.

La representante especial del secretario general, Ban Ki Moon, para el tema, Radhika Coomaraswamy, expresó la esperanza de que el Consejo de seguridad tome una decisión para actuar en respuesta a los datos recogidos en el último informe de Ban acerca de los niños y los conflictos armados.

NUEVAS TENDENCIAS

Según el informe, no se han conocido casos recientes de reclutamiento infantil en Costa de Marfil, donde las diferentes partes en conflicto están tomando medidas para identificar y liberar a los niños afectados y rehabilitarles. Sierra Leona y Liberia, países que solían tener los mayores índices de reclutamiento de niños, tampoco se encuentran en los anexos del informe, descrito por Coomaraswamy como una «lista de la vergüenza».

El trabajo llama la atención sobre las inquietantes tendencias que exacerban el problema del alistamiento infantil, incluyendo el cercano vínculo entre los campos para los desplazados internos y el reclutamiento de niños. «La investigación muestra que el reclutamiento disminuye si los campos tienen una buena seguridad», comentó la representante especial, tras celebrar las ordenes de arresto contra cinco importantes miembros del Ejército de Resistencia del Señor, de Uganda, por cargos entre los que se incluyen el usar a niños en los combates, decretadas por el Tribunal Penal Internacional (TPI) de La Haya.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído