Correa: «Si hubiera muertos ecuatorianos, ya estaríamos en guerra»

(PL).- La crisis diplomática de tres países andinos ha pasado a la arena internacional con una reunión extraordinaria de la OEA, la visita del presidente ecuatoriano a Lima y Brasilia y el anuncio de su homólogo colombiano de que demandará al gobernante venezolano, Hugo Chávez, ante la Corte Penal Internacional.

Rafael Correa, presidente ecuatoriano, ha iniciado una gira por la región para buscar apoyos en contra de la supuesta violación de Colombia a su soberanía. Desde la capital brasileña, el mandatario ha señalado que sólo se restablecerán las relaciones con su vecino en el «muy improbable caso» de que el presidente Álvaro Uribe «pida excusas sin tapujos».

«El agresor tiene que disculparse y la comunidad internacional condenarlo. Si no, tendremos que defendernos con nuestros propios medios».

«Si hubiera muertos ecuatorianos ya estaríamos en guerra», dijo Correa a los periodistas en la segunda escala de su gira tras su paso por Lima.

El Consejo Extraordinario de la Organización de Estados Americanos (OEA) se ha reunido en Washington para analizar los reclamos de Ecuador por la violación de su territorio por tropas de Colombia en una operación contra guerrilleros de las FARC.

El embajador de Colombia ante la OEA, Camilo Ospina, ha pedido disculpas de nuevo a Ecuador en la sesión extraordinaria de la OEA por la incursión en su territorio en busca de guerrilleros de las FARC y ha pedido al organismo interamericano que cree una comisión exploratoria que ayude a buscar alternativas para superar la crisis con Ecuador, y ha asegurado que su país apoya la convocatoria de una reunión extraordinaria de cancilleres propuesta por Quito.

El Gobierno de Colombia, «en aras de buscar una solución a la crisis con el país hermano, apoya la convocatoria de la reunión de consulta de ministros de Relaciones Exteriores del hemisferio como mecanismo de diálogo político y como vehículo de búsqueda de fórmulas de entendimiento», ha afirmado Ospina después de hablar con la canciller de Ecuador, María Isabel Salvador, en un Consejo Extraordinario de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Por su parte, María Isabel Salvador, ha pedido al Consejo Permanente de la OEA la convocatoria urgente de una reunión de ministros de Exteriores para tratar la crisis diplomática abierta entre su país y Colombia.

También ha solicitado a los 34 Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) que, según la Carta Interamericana del organismo, «condene» la violación al territorio ecuatoriano que cometió el pasado sábado el Ejército colombiano en un operativo contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Asimismo ha instado a la OEA a que designe «de inmediato» una comisión de verificación que investigue los hechos.

Liberación de Betancourt

Horas antes de esta petición de la petición colombiana, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, elevó la tensión entre ambos países al acusar al Gobierno de Colombia de frustrar la liberación de Ingrid Betancourt ya que aseguró que su Gobierno estaba cerca de lograr la liberación de 12 rehenes en poder de las FARC, entre ellas la candidata a la presidencia, poco antes del ataque colombiano en el que murió el número 2 de las FARC, Raúl Reyes.

«Las negociaciones estaban bastante avanzadas», aseguró Correa en una entrevista televisiva, «ahora todo se ha frustrado», subrayó el presidente en relación al enfrentamiento del sábado pasado entre el ejército colombiano y uno de los frentes de la guerrilla, en la que murió el guerrillero Raúl Reyes.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de Ecuador, Gustavo Jalkh sugirió en Ginebra que la finalidad del ataque colombiano podría haber sido la de frstrar la liberación de Betancourt.

Posteriormente, en la misma intervención televisiva, el ministro coordinador de Seguridad Ecuatoriano, Gustavo Larrea, admitió que había mantenido contactos con las FARC con motivos humanitarios, para buscar la liberación de secuestrados, y precisó que a Betancourt se la podría haber liberado este mes de marzo.

El Gobierno de Correa anunció la pasada madrugada la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Colombia por la «evidente violación de la soberanía nacional y de la integridad territorial» de ese país.

«Los hechos hablan de un plan muy meditado y muy planificado… hay elementos que hacen pensar» en que el objetivo buscado podría ser «detener los avances que se estaban dando para liberar a un número importante de rehenes», afirmó Jalkh.

Correa inició este martes una gira por cinco países, que ha comenzado en Perú, para exponer su postura sobre la crisis desatada por la incursión militar colombiana en territorio ecuatoriano. La gira lo llevará también a Brasil, Venezuela, Panamá y República Dominicana.

«Este no es un problema bilateral, es un problema regional», declaró Correa a la televisión mexicana. «Si esto sienta un precedente, Latinoamércia se convertirá en otro Oriente Próximo», añadió.

Uribe denuncia a Chávez

Mientras la crisis entre Colombia y Ecuador podría alcanzar una solución en las próximas horas, el conflicto entre Venezuela y Colombia se agrava por momentos. Este martes, el presidente colombiano, Álvaro Uribe, ha anunciado que llevará a Chávez ante el Tribunal Penal Internacional.

«Colombia se propone, en la Corte Penal Internacional, denunciar a Hugo Chávez, presidente de Venezuela, por patrocinio y financiación de genocidas».

El anuncio se produce tras el intenso intercambio entre los gobiernos de Colombia, Venezuela y Ecuador que ha seguido a la muerte del portavoz de la guerrilla, Raúl Reyes, en una operación encubierta del ejército colombiano en suelo ecuatoriano.

El Gobierno venezolano no ha tardado en reacccionar ante la inicitiva colombiana y ha calificado de «risible amenaza» el anuncio del presidente colombiano. El monistro de exteriores venezolano, Nicolás Maduro, ha hecho público un comunicado en el que afirma que las denuncias de Uribe son una «mentira canallesca», y en el que vinculó al mandatario colombiano con grupos paramilitares y narcotraficantes.

Cierre de fronteras

Por otro lado y siguiendo la escalada diplomática, el ministro venezolano de Agricultura y Tierras, Elías Jaua, anunció también este martes que el Gobierno ha ordenado el cierre de la frontera con Colombia, en una situación que ya registra movimientos de tropas y la expulsión de los funcionarios de la Embajada colombiana en Caracas.

«Hemos tomado algunas medidas, como el cierre de la frontera», ha declarado Jaua a la emisora estatal VTV de la televisión de Venezuela. El tráfico comercial también está detenido del lado venezolano en algunos puntos de la frontera entre ambos países, según informan testigos presenciales y una asociación de transportistas.
Reunión con Sarkozy
Raúl Reyes, el comandante de las FARC que murió el sábado pasado junto a otros 20 compañeros en un ataque del ejército colombiano en territorio ecuatoriano, intentaba organizar cuando murió una reunión con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para tratar nuevas liberaciones de rehenes en poder de la guerrilla. Así lo han asegurado hoy las FARC en un comunicado. Francia está muy involucrada en la crisis de los rehenes de las FARC porque intenta lograr la liberación de la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, que también tiene la nacionalidad francesa. Ayer, el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, reveló que Reyes era el contacto del Gobierno francés con la guerrilla para lograr esta liberación.

George Bush declara su «completo apoyo» a Uribe
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha mostrado este martes su «completo apoyo» a su homólogo colombiano, Alvaro Uribe, y a la democracia de ese país, tras la crisis diplomática abierta desde este fin de semana con Ecuador y Venezuela. En declaraciones realizadas en la Casa Blanca, el mandatario ha declarado que Estados Unidos «se opone a cualquier acto de agresión que pueda servir para desestabilizar la región» y ha acusado a Venezuela de realizar «maniobras provocadoras».

El presidente estadounidense ha agregado que habló por teléfono con Uribe por la crisis diplomática que se inició este fin de semana, después de que el Ejército de Colombia realizara una incursión militar contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído