España acoge al doble de inmigrantes de los que hablan ZP y Rajoy

El padrón de 2007, que se publicará este año, recogerá el doble de población inmigrante que el de 2006, que reconoce una población extranjera de cuatro millones y medio como recuerdan constantemente los políticos. Figuran nueve millones de extranjeros.

Según ha avanzado el catedrático del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional a Distancia, José Félix Tezanos, son datos «muy fiables» que apuntan a que cuando se hagan públicas las cifras del último padrón municipal, a 1 de enero de 2008, «nos encontraremos con una sorpresa, y es que recogerá un aumento de la población inmigrante de, al menos, el doble», fundamentalmente por el incremento de la población del Este -sobre todo de rumanos-, que ha pasado de 300.000 a 600.000.

Esto plantea «una problemática muy sensible» para la integración, especialmente en el mercado laboral, según el catedrático, quien se refirió a la inmigración como «el fenómeno social más importante del siglo, resultado de las desigualdades sociales internacionales en los actuales procesos de globalización», que va a ir en aumento, especialmente en países como España.

Por su parte, el catedrático de Sociología de la Universidad Complutense Emilio Lamo de Espinosa consideró que en España «no hemos tenido nunca política migratoria, y lo único que ha habido son regularizaciones que no había más remedio que hacer, que a su vez han producido resultados en parte positivos, porque han contribuido a la integración, y en parte negativos, porque han generado un efecto llamada».

Según Lamo de Espinosa, «al final, la tarea rigurosa, que es la de la integración de los inmigrantes, la está haciendo de un modo espontáneo la sociedad española, con la ayuda frecuentemente de los ayuntamientos, que son los verdaderos sujetos de esa política, y careciendo de política global».

Aumenta la llegada de cayucos

Y mientras, la muerte viajaba de nuevo en cayuco hasta Canarias. Dos jóvenes subsaharianos perdían la vida minutos después de tocar tierra en el tinerfeño Puerto de Los Cristianos. «Superaron el viaje ya inconscientes y tratamos de reanimarles, pero no pudimos hacer nada». Lo cuenta a este periódico José Antonio Corujo, responsable autonómico de los Equipos de Respuesta Inmediata de Cruz Roja.

El grupo lo formaban 56 clandestinos, entre los que se contaban dos menores. Habían partido de algún punto del sur de Mauritania hacía entre siete y nueve días, relata Corujo, y viajaban con el motor averiado. «Esta vez no pudieron adentrarse en La Güera, donde se internan muchas embarcaciones para repostar».

En 2008 ya son 1.348 los africanos que han alcanzado las islas a bordo de embarcaciones clandestinas. El propio delegado del Gobierno reconocía hace pocos días «un ligero repunte en las llegadas a Canarias respecto a 2007».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído