«Si Obama fuera blanco, no estaría en esta posición»

(PD/Agencias).- La lucha entre Clinton y Obama para liderar la candidatura demócrata a la Casa Blanca ha servido para reabrir la cuestión racial a raíz de los resultados obtenidos en Mississipi. Lo políticamente correcto ya se ha cobrado su primera víctima.

Geraldine Ferraro, la única demócrata que ha sido candidata a la vicepresidencia de EEUU, ha abandonado el cargo honorífico que ocupaba en la campaña de Hillary Clinton, tras la polémica generada por sus comentarios sobre Barack Obama.

Hace unos días, Ferraro provocó un revuelo al atribuir el éxito del aspirante demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, al color de su piel.

«Si Obama fuera un hombre blanco, no estaría en esta posición» de liderazgo, dijo a un periódico de California.

«Y si fuera una mujer, no estaría en esta posición. Sucede que tiene mucha suerte de ser quien es. Y el país está cautivado por el concepto,» explicó.

Días después, Ferraro -que compitió en las elecciones de 1984- se negó a rectificar, e insistió en que no lamentaba de ninguna manera lo dicho.

No obstante, precisó que sus comentarios habían sido sacados de contexto e interpretados como racistas por la campaña de Obama, a quien acusó de estar dividiendo al Partido Demócrata.

Este miércoles, en una carta enviada a Hillary Clinton, Ferraro anunció que abandonaba el puesto honorífico que ocupaba en el comité de finanzas de la campaña de la ex primera dama, donde trabajaba en la recaudación de fondos.

El equipo de Hillary, si bien manifestó no compartir las afirmaciones de Ferraro, no pidió su renuncia como colaboradora. Esta actitud contrasta con la de Obama, que hace pocos días forzó a su asesora Samantha Power a dimitir tras unos comentarios ofensivos hacia Hillary.

Un portavoz de la Campaña de Clinton aseguró que la salida se había producido por iniciativa de Ferraro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído