Cristina Kirchner pierde los nervios ante una caricatura suya de Sábat

Cristina Kirchner pierde los nervios ante una caricatura suya de Sábat

(PD).-La relación de los Kirchner con la prensa sigue marcada por la intolerancia. La presidenta Cristina volvió a cuestionar a la prensa en su discurso en Plaza de Mayo y, concretamente, le apuntó a una ilustración del periodista y artista plástico Hermenegildo Sábat que Clarín publicó en su edición de ayer. Cristina calificó el dibujo de Sábat de «mensaje cuasimafioso».

Como es habitual, los populistas no toleran la crítica. Quieren una prensa servil y cuando las cosas se ponen feas -como con la huelga del campo- vean amenazas por todas partes. Tal es así que Kirchner insiste en comparar «estos días de marzo», con los momentos previos al golpe de Estado de 1976 que derrocó al gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón.

El viejo recurso de la amenaza externa que tanto rédito le da a los regímenes chavistas.
«Tal vez muchos no lo recuerdan, pero un 24 de febrero de 1976 también hubo un lock out patronal, las mismas organizaciones que hoy se jactan de poder llevar adelante el desabastecimiento del pueblo llamaron también a un lock out patronal allá por febrero del 76. Un mes después, el golpe más terrible, la tragedia más terrible que hemos tenido los argentinos», afirmó Cristina.

«Esta vez no han venido acompañados de tanques, esta vez han sido acompañados por algunos generales multimediáticos que además de apoyar el lock out al pueblo, han hecho lock out a la información, cambiando, tergiversando, mostrando una sola cara. Son los mismos que hoy pude ver en un diario donde colocan mi caricatura, que no me molesta, a mí me divierten mucho las caricaturas y las propias son las que más me divierten, pero era una caricatura donde tenía una venda cruzada en la boca, en un mensaje cuasimafioso. ¿Qué me quieren decir, qué es lo que no puedo hablar, qué es lo que no puedo contarle al pueblo argentino?», concluyó.

Lo curioso es que se meta con el periódico que mejor la trata. Le molestó esa caricatura del gran Sábat, que trabaja en Clarín desde 1973. Ciudadano Ilustre de Buenos Aires, antes, había obtenido en Estados Unidos el premio María Moors Cabot por sus ya célebres dibujos durante la dictadura militar.

El diario cerró filas con Sábat. Ricardo Roa, editor general de ‘Clarín’, en un editorial firmado este jueves en el diario, recordó que «la prensa afortunadamente, caricaturiza al poder» y así lo hizo Sabat «con todos» los presidentes argentinos «sin excepciones». «Muchos se disgustaron. Pero muchos más lo toleraron: gobernar es aceptar que a uno se lo vea de un modo diferente al que pretende».

«Sin embargo -remató- nadie llegó a imaginar en sus dibujos como Cristina Kirchner un mensaje cuasi mafioso, que es una manera de decir mafioso sin decirlo. Como cualquier otro, la Presidenta tiene el derecho de pensar y opinar lo que quiera. Salvo por el hecho de que lo que dice tiene el peso de la investidura presidencial y por eso debe tener más cuidado que nadie».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído