Hillary Clinton pierde hasta a su asesor

(PL).- Hillary Clinton ha sufrido un nuevo revés en su apretada lucha con Barack Obama para lograr la candidatura demócrata a las elecciones presidenciales de noviembre.

Mark Penn, estratega jefe de Clinton, se ha visto obligado a renunciar a su puesto tras causar un enorme revuelo su reunión con la embajadora colombiana para allanar la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE UU, un acuerdo al que se opone la candidata demócrata.

«Tras los acontecimientos de los últimos días, Mark Penn ha pedido renunciar a su papel como estratega jefe», ha dicho en un comunicado Maggie Williams, la directora de la campaña de Clinton. Willians ha explicado que Penn continuará prestando asesoramiento al equipo de Clinton, pero no desde el cargo que ocupaba hasta hoy.

Las primeras noticias sobre el encuentro que mantuvo Penn el pasado 31 de marzo con la embajadora colombiana Carolina Barco se conocieron el pasado viernes. Penn se apresuró a pedir disculpas por dicho encuentro, que calificó de «error», e intentó desligarlo de su relación con Clinton. Penn explicó que acudió a la reunión en calidad de consejero delegado de la agencia de relaciones públicas Burson Marsteller Worldwide, una firma contratada por Colombia para ayudar al país suramericano en su propósito de que el Congreso estadounidense apruebe un tratado de libre comercio.

Las explicaciones de Penn sólo han servido para que el Gobierno colombiano cancelara ayer su contrato con la empresa que contrató en marzo de 2007 para promover el TLC y el Plan Colombia, el programa de ayuda, principalmente militar, que Estados Unidos otorga al país andino para el combate al narcotráfico.

Según The Wall Street Journal, Burson Marsteller Worldwide había recibido 700.000 dólares (unos 452.000 euros) en compensación por su trabajo para Colombia. Penn, además, ha ganado 20 millones de dólares por los servicios prestados a la campaña de Clinton, de acuerdo con este periódico.

Credibilidad

Este último escándalo en la campaña de Clinton es especialmente doloroso para las expectativas electorales de la esposa de Bill Clinton, porque contradice su discurso y los deseos de sus potenciales votantes. Y es que el escepticismo en torno a un acuerdo de libre comercio es la nota dominante entre los votantes de la clase trabajadora cuyo apoyo buscan tanto Clinton como Obama. Además, ambos aspirantes demócratas se han opuesto durante toda la campaña a la firma de un tratado comercial con Colombia.

James Hoffa, presidente de la Union Teamsters, ha subrayado el daño que causa la renuncia de Penn en la credibilidad de la rival de Obama. «¿Cómo podemos creer que Hillary Clinton se opondría con firmeza a un acuerdo comercial con Colombia si su principal asesor está siendo pagado por ese país para promover dicho acuerdo?, se ha preguntado en un comunicado.

Reacciones a la dimisión

La polémica dimisión ha sido tildada por Colombia de «error de juicio» y una «falta de respeto a los colombianos». También ha anunciado que renunciará a un contrato que firmó hace un año con la compañía de Penn, Burson-Marsteller Worldwide.

Por su parte, el rival de Clinton en la carrera hacia la Casa Blanca, Barack Obama, ha criticado a los «peces gordos» de los grupos de presión del Gobierno sin mencionar directamente a Clinton, refiriéndose al fracaso de reparar el sistema sanitario por parte del actual presidente, George W. Bush, y del ex presidente y marido de la precandidata demócrata, Bill Clinton.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído