Morales invita a Lugo a compartir la lucha por la integración de América Latina

El mandatario de Bolivia, Evo Morales, invitó ayer al presidente electo de Paraguay, el ex obispo Fernando Lugo, a compartir la lucha por la igualdad, la justicia social y la integración en América Latina.

(EFE).-Morales, Lugo y el aún presidente de Paraguay, Nicanor Duarte, protagonizaron los actos del 73 aniversario del final de la Guerra del Chaco, que finalmente se celebraron en Yacuiba, en una escuela de las Fuerzas Armadas, y no en Villamontes como inicialmente estaba previsto.

Las protestas protagonizadas por el comité cívico de esta localidad, autonomista y opositor al presidente, consiguieron evitar la presencia de Morales en la celebración de este aniversario.

Sus dirigentes «tomaron» anoche la plaza donde se iba a celebrar el acto central que, ante la protesta, se trasladó al recinto militar de Yacuiba, a unos 100 kilómetros de Villamontes.

Allí Morales, que no hizo mención a estos incidentes, reafirmó ante los dirigentes paraguayos su apuesta por la «gran unidad» de América Latina, para lo que reclamó el apoyo del país «hermano» de Paraguay.

Llamó expresamente al presidente electo de este país -al que se refirió como Fernando «Lujo» en tono de admiración- a compartir «su experiencia al servicio del pueblo» en aras a «una mejor integración y una mejor justicia social».

Sobre la integración regional, el mandatario indígena apeló a la unidad de las fuerzas armadas de los países sudamericanos y a su participación activa para «dignificar» ambos pueblos, luchar por su soberanía y alentar «la segunda liberación» del continente.

En este sentido, se refirió a la iniciativa de los países de UNASUR y saludó que la clase política «por fin» apueste por unir a Sudamérica.

Anteriormente, Nicanor Duarte también celebró que haya emergido la idea de crear unas fuerzas armadas en Sudamérica «unidas y suprarregionales», para defender los recursos estratégicos de la región, entre los que citó el petróleo, la energía y el agua.

El presidente paraguayo sostuvo que América Latina vive hoy «un momento de partos dolorosos», porque «se están rompiendo los viejos paradigmas de exclusión e injusticia» en aquellos lugares donde «las comunidades se movilizan y los sectores sociales postergados empiezan a hacer escuchar su voz».

«Hoy la guerra que representa un desafío para los líderes es aquella contra la pobreza, contra la exclusión (…) la guerra que tenemos que llevar desde Latinoamérica y desde América del Sur es la que nos una para construir un orden internacional justo», subrayó Duarte.

Se mostró convencido de que el próximo Gobierno de Paraguay acompañará el nuevo proceso que vive América Latina, dado que Fernando Lugo, según destacó Duarte, es un «hombre surgido de las luchas sociales» que defienden las políticas públicas y el rol del Estado en la democracia.

Los mandatarios aprovecharon el 73 aniversario del fin de la Guerra del Chaco -en el que Lugo no habló- para ensalzar los lazos de unión entre ambos países, tras un conflicto que, según coincidieron tanto Duarte como Morales, se produjo por «intereses ajenos y extraños».

El conflicto bélico que libraron Bolivia y Paraguay entre 1932 y 1935 por una parte de la región del Chaco, dejó casi 100.000 muertos de ambos bandos.

Según los historiadores, el Chaco era estratégico para los dos únicos países de Sudamérica que no tienen salida al mar, ya que además del río Paraguay que surca la región, se trata de una zona en la que se creía existían enormes reservas de petróleo.

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído