La UE acuerda levantar las sanciones a Cuba

(PL).- La Unión Europea ha acordado este jueves levantar las sanciones diplomáticas contra el régimen cubano y abrir un diálogo político incondicional, decisión cuya efectividad será revisada dentro de un año, según ha conformado el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos.

La decisión de los Veintisiete busca promover la democracia en la isla y apoyar los cambios emprendidos por Raúl Castro desde que asumió la presidencia del país después de la retirada de su hermano Fidel.

La Habana ha considerado hasta ahora indispensable que Bruselas elimine completamente las sanciones, antes de aceptar las ofertas de diálogo de la UE.

«Los ministros de Asuntos Exteriores de los Veintisiete hemos decidido unánimemente levantar definitivamente las medidas de 2003 e iniciar una etapa de diálogo que no esté condicionado ni limitado por unas medidas que el gobierno español cree que nunca habían servido para gran cosa y habían sido incluso contraproducentes», ha declarado Moratinos en rueda de prensa.

Diálogo político

La Unión Europea ha decidido por tanto facilitar un proceso de diálogo político «recíproco, incondicional, no discriminatorio y orientado a conseguir resultados», en el marco de los «cambios emprendidos por el presidente Raúl Castro».

Vuelve a ofrecer un diálogo «global y abierto» sobre «todas las cuestiones de interés mutuo» y cuya efectividad será evaluada dentro de un año.

«Este proceso de diálogo debería incluir todos los ámbitos potenciales de cooperación, incluidos los sectores político, de los derechos humanos, económico, científico y cultural», indican las conclusiones.

Según esta iniciativa, el Consejo reconoce «los cambios emprendidos hasta la fecha por el Gobierno cubano», «apoya los cambios continuos de liberalización en Cuba» y «alienta a Raúl Castro a introducirlos, por coherencia con las intenciones que ha manifestado».

A propuesta checa, uno de los gobiernos más reacios a levantar las sanciones, se introduce también en el texto un «compromiso renovado» con la llamada posición común de 1996 y que significa que el diálogo con las autoridades cubanas debe ir siempre acompañado de conversaciones con la oposición.

La UE se compromete, además, a «destacar ante el Gobierno cubano su punto de vista sobre la democracia, los derechos humanos universales y las libertades fundamentales» y a pedirle que respete la libertad de expresión e información.

Asimismo, los Veintisiete harán «un llamamiento al Gobierno cubano para que mejore de forma efectiva la situación de los derechos humanos mediante, entre otras cosas, la liberación incondicional de todos los presos políticos, incluidos los que fueron detenidos y encarcelados en 2003».

Precisamente, la entrada en prisión de los opositores estuvo en el origen de las sanciones impuestas por la UE en 2003 y congeladas en 2005. En este contexto, la UE «hace un llamamiento al Gobierno cubano para que facilite el acceso a las prisiones a las organizaciones humanitarias internacionales» y pide ratificar los pactos sobre derechos humanos recientemente firmados por La Habana.

Críticas a la decisión

Estados Unidos ha considerado poco después de conocer la decisión que da la sensación de que la UE da «legitimidad» a un régimen dictatorial. El portavoz del Departamento de Estado, Tom Casey, ha asegurado que una medida de este tipo «da una legitimidad adicional o da a entender al régimen dictatorial que su continua opresión del pueblo cubano es ahora más aceptable de lo que era antes».

Sin embargo, según Moratinos, la decisión de los Veintisiete demuestra la «autonomía y legitimidad» de la política de la UE frente a la postura de firmeza de EE UU.

«Estados Unidos tiene su política con Cuba que no compartimos. Le pedimos que respete la política que decide la UE», ha pedido Moratinos, quién ha añadido que los europeos tienen «compromisos, intereses y autonomía en política exterior».

Por su parte, organizaciones de la oposición interna cubana han manifestado su decepción por el nuevo giro a las relaciones entre la UE y Cuba. Portavoces de los opositores han indicado que la causa de las medidas no ha cambiado, y han agregado que España pone en riesgo su prestigio al encabezar los esfuerzos para levantar las sanciones.

Moratinos: «Se ha impuesto el sentido común y de futuro»
El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, ha expresado la satisfacción del Gobierno español por el levantamiento de las sanciones diplomáticas de la UE contra el régimen castrista y subrayó que se ha impuesto «el sentido común y de futuro» con Cuba.

Moratinos se pronunció así en rueda de prensa al término de la cena de los ministros de Exteriores de la UE en el marco del Consejo Europeo, en la que acordaron, tras un debate «intenso», abrir una nueva etapa de diálogo con Cuba que «no esté condicionado ni limitado».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído