Bob Dylan: «El mundo de la música es un hatajo de basura»

Bob Dylan: "El mundo de la música es un hatajo de basura"

(PD).- El encuentro con Alan Jackson, el periodista de The Times, es en Odense, Dinamarca, en la primera etapa de un largo itinerario que le llevará por Escandinavia, los países bálticos, Austria, Italia, Francia, Andorra, España y Portugal de aquí a mediados de julio.

Para irritación suya, hace mucho tiempo que alguien le puso a esta programación el título de ‘La Gira Interminable’ (habitualmente, cada año hace alrededor de 100 conciertos, a veces bastantes más). Él prefiere verlo de otra manera: «Sólo me gano la vida desempeñando un oficio».

«¡Eh, eh, eh!», se ríe Dylan extendiendo la mano hacia un libro que hay en la mesa: «Esto está muy bien». Contempla una copia recién salida de la imprenta de ‘The Drawn Blank Series’ (La serie del Cuaderno Dibujado), un libro que ha sacado la Halcyon Gallery coincidiendo con la exposición del mismo nombre en Bruton Street.

El azaroso proceso que ha dado lugar a la exposición de Londres comenzó hace casi 20 años, cuando se le acercó un directivo de la editorial estadounidense Random House.

«Habían visto en algún sitio algunos bocetos míos y me preguntó si me gustaría hacer un libro completo. ¿Por qué no? No había instrucciones preestablecidas. ‘Ocúpate sólo del material que me pasas, sea lo que sea. Y hazlo como quieras. Puede ser recargado o descuidado, no importa’. Entonces me dieron un cuaderno, me lo llevé y lo devolví completo tres años más tarde».

Los dibujos resultantes se ejecutaron, por una parte, en mitad de una gira y, por otra, de un modo más estructurado en estudios, sirviéndose de modelos («Cualquiera que estuviera dispuesto a convertirse en uno») y focos.

«Intento vivir de una forma tan sencilla como sea posible y dibujé simplemente lo que me apetecía dibujar, cuando me apetecía hacerlo. La idea fue siempre hacerlo sin afectación ni autorreferencias, con el objeto de dar una especie de vista panorámica del mundo tal como lo veía yo».

Dicha vista panorámica consiste en apeaderos de tren, comensales y astilleros, clientes de bares, dandies y conductores uniformados que se ha encontrado en Nueva Orleáns o Nueva York, Estocolmo o Dakota del Sur.

Y en mujeres. No queda ninguna duda de que a Dylan le gustan las mujeres.

«En realidad, no estaban allí al mismo tiempo», indica rápidamente, señalando, cuando su ojeo muestra el cuadro ‘Dos hermanas’, a sus protagonistas ociosas, una vestida, la otra sin más ropa que el sujetador. «Posaron por separado y las puse juntas después».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído