El escritor Carlos Franqui habla con ironía del «final patético de Fidel»

(PL).- El escritor y periodista cubano Carlos Franqui, ha asegurado que no pasará nada cuando muera Fidel Castro ya que ya está muerto. El escritor define el final del mandatario como «patético».

El periodista y escritor cubano Carlos Franqui, exiliado de la Isla desde 1968, ha dicho en Madrid que el «final patético» de Fidel Castro ha hecho «que dentro y fuera de Cuba se desinfle toda esa cosa que (el ex presidente) tuvo universalmente».

Franqui y el escritor colombiano Plinio Apuleyo Mendoza mantuvieron una conversación en la Casa de América de Madrid, en la que este le preguntaba por sus recuerdos y aquel desgranaba una serie de anécdotas de los tiempos anteriores y posteriores a la Revolución, cuando Franqui pertenecía al Partido Comunista.

El escritor cubano, de 86 años, que actualmente vive en Puerto Rico, dijo que «en términos realistas, la cosa más extraordinaria» de los últimos tiempos en Cuba es el final de Castro, «ese viejo moribundo que ya no habla y de dedica a dictar reflexiones». «No pasará nada cuando muera ese señor porque ya está muerto», contestó Franqui a una pregunta de Plinio Apuleyo Mendoza.

Fidel Castro delegó el poder en su hermano Raúl en 2006 por problemas de salud.

Y Franqui -que fue compañero de armas de Castro y desde 1968 se exilió tras un largo proceso de desencanto con la Revolución- dice que los sucesores del ex presidente «son personas que tienen 80 años, que no tienen su astucia y que se han pasado un tiempo diciendo las cosas más increíbles».

Según el periodista, los cubanos tuvieron alguna esperanza con el cambio de Fidel a Raúl, «pero -añadió- no hay mejoría; es una cosa que no existe, pues las medidas adoptadas son absurdas y no tienen salida».

El dato que «realmente importa», dijo Franqui, es el resultado de una encuesta que citó, hecha entre la Juventud Comunista en la Isla, que a una pregunta sobre cómo se imaginaba Cuba en 2020 contestó: «con cambio total y libertad». También dijo Franqui que el actual gobernante cubano «tiene a los presos como rehenes y los soltará cuando (en la Presidencia de Estados Unidos) triunfe (el demócrata Barak) Obama u otro».

El escritor y periodista rememoró su vida de niñez en el campo donde aprendió «a mirar» y a disfrutar «de la maravillosa naturaleza tropical», y de sus años mozos en los que compraba y revendía pan en las plantaciones de caña para ganar algún dinero y ahorrar.

Y recordó cómo se le daba muy mal el baile a pesar de lo mucho que le gustaba la música: «Si hubiera sabido bailar, a lo mejor no se me habría ocurrido hacer la revolución».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído