Berlusconi saca adelante su polémico decreto sobre seguridad e inmigración

(PL).- El primer ministro italiano ha sacado adelante en el Parlamento, por la vía rápida de un voto de confianza, su decreto sobre seguridad ciudadana.

El texto incluye medidas que facilitarán la expulsión de los inmigrantes, ya que contempla como agravante a la hora de cometer un delito la inmigración ilegal.

Esto supondrá el aumento en un tercio de las penas en las personas sin papeles. Además, permitirá expulsar a un inmigrante ilegal que haya delinquido en un plazo de dos años, frente a los diez actuales.

Silvio Berlusconi recurrió a un voto de confianza para sacar adelante la ley. El Gobierno del primer ministro italiano Silvio Berlusconi logró aprobar este martes en la Cámara de Diputados, mediante la vía rápida del voto de confianza, un decreto de ley sobre seguridad, con medidas que facilitan la expulsión de extranjeros ilegales.

El texto tendrá que volver al Senado al haberse modificado el punto que preveía la suspensión automática por un año de algunos procesos y que la oposición consideró que servía para ayudar a Berlusconi en sus problemas con la Justicia.

El voto de confianza en la Cámara de Diputados, donde la coalición Pueblo de la Libertad de Berlusconi tiene mayoría absoluta, salió adelante con 322 sufragios a favor, 267 en contra y ocho abstenciones. La petición del voto de confianza es habitual en la política italiana y se usa normalmente para agilizar la tramitación de una ley, eliminando los debates y la presentación de enmiendas.

El Ejecutivo decidió pedir el voto de confianza para poder aprobar el decreto antes de que venza la semana próxima y ante las más de 250 enmiendas presentadas por la oposición.

Paquete de medidas

Entre las medidas del llamado «paquete de seguridad» destaca la de considerar la emigración ilegal como un agravante, lo que supondrá aumentar en un tercio la pena de las personas sin papeles que cometan un delito en Italia.

Además, será más fácil expulsar a los emigrantes condenados, ya que podrán ser repatriados cuando tengan penas superiores a dos años y no diez años como en la actualidad.

El decreto prevé también el empleo del Ejército en la seguridad ciudadana, con la movilización de tres mil soldados que patrullarán las calles -medida contestada por la oposición-, y aumenta las penas para quien conduce borracho o bajo el efecto de estupefacientes.

El decreto de seguridad fue modificado en la Cámara de Diputados en uno de sus puntos más criticados por la oposición, la norma llamada «bloquea procesos», que suponía la suspensión automática por un año de unos cien mil juicios, entre ellos uno contra Berlusconi.

El Gobierno propuso modificar esa norma un día después de que la Cámara de Diputados aprobara el decreto que establece la inmunidad para los cinco principales cargos del Estado, incluido el primer ministro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído