Un escándalo con inmigrantes sin contrato y sueldos canijos salpica a la ministra Chacón

(PD).- Dos empresas contratadas por el Ministerio de Defensa dedicadas a la cocina y el mantenimiento de las bases españolas de Afganistán emplean a inmigrantes sin contrato ni seguro y con unos salarios que oscilan entre los 400 y los 670 euros por 10 horas al día. El espinoso asunto- desvelado por el diario El Mundo- levantará polémica.

Los trabajadores, de diferentes nacionalidades, especialmente de Filipinas, viajan desde su país a Afganistán, y en España no aparecen registrados por ningún sitio. En el caso concreto de las filipinas, éstas son fichadas en su país por una empresa de trabajo temporal, aunque la ley de contratos de las administraciones públicas prohíbe al Gobierno firmar contratos de servicios con este tipo de empresas.

Ante esto, desde el Ministerio que preside Carme Chacón se echan balones fuera asegurando que «la responsabilidad de los trabajadores es de la propia empresa, y el Ejército de Tierra pone límites por motivos de seguridad». Además, apuntan que el Ejército vigila que se cumpla la ley y que los trabajadores de las bases españolas en Afganistán posean contrato y que su sueldo y horas de la jornada laboral se corresponda con su categoría.

Esto, sin embargo, no es así, según la documentación que dice tener el periódico y que desmiente estas afirmaciones del departamento ministerial.

Sin embargo, este asunto no es nuevo. Ya en 2004 saltaron a la prensa las empresas Tecnoucal y Ucalsa por tener empleados extranjeros sin contrato en la base de Diwaniya, en Irak, cuando Federico Trillo, del PP, era ministro de Defensa. Entonces, ambas empresas afirmaron que no cometían ninguna irregularidad porque su contratación cumplía la legislación iraquí. Ahora, Tecnoucal puntualiza que las contrataciones se ajustan a la legislación laboral de cada uno de los países de origen de los extranjeros empleados.

Poco podía intuir de todo esto Carme Chacón cuando el pasado 19 de abril viajó a Afganistán por primera vez y unas cocineras chinas la obsequiaron con un peluche para su futuro bebé. Es probable que la ministra no sospechara entonces en qué condiciones trabajaban esas inmigrantes.

Sólo en Herat hay unas 17 empleadas filipinas, sobre todo, limpiadoras y camareras con un sueldo de 600 a 1.000 dólares al mes (de 400 a 670 euros) por 52 horas semanales de trabajo.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído