El baterista de Maná, Alex González, inaugura su restaurante en Nueva York

El baterista de Maná, Alex González, inaugura su restaurante en Nueva York

El baterista del popular grupo mexicano Maná, Alex González, hizo ayer realidad uno de sus sueños al inaugurar junto con sus socios el tercer restaurante «de Santos» en la ciudad de Nueva York, que servirá comida italo-mediterránea.

(EFE).-El popular sector del West Village cuenta desde ayer con este nuevo restaurante, el tercero que González y sus socios inauguran y el primero en Estados Unidos.

El primero abrió sus puertas hace nueve años en Puerto Vallarta y el segundo hace seis meses en Guadalajara, ambos en México. Todos ellos bajo el lema «porque la comida sabe mejor con música».

El «de Santos» de Nueva York comenzó su andadura tras tres años de intensa búsqueda del lugar apropiado, explicó el músico a la prensa.

El baterista bautizó tres de las bebidas que se sirven con el nombre de sus hijas: Rafaela, Nicky (Nicole) y Antonella, de entre tres y ocho años; y otra con el su sobrina Cloé, hija de su socio Luis Miguel.

Un día, recordó, uno de los copropietarios le llamó para informarle que finalmente habían encontrado ese lugar.

«Me enviaron unas fotos y vine», señaló González, quien cortó la cinta junto a su esposa Adriana.

El lugar elegido ha sido antes el hogar de otros restaurantes y tuvo otros usos, pero siempre ligados a la música, explicó.

En 1968 la cantante Janis Joplin vivió en uno de los apartamentos que ubican sobre el lugar, que el debut de Donna Summer fue en el sótano del local y que el guitarrista Jimmy Hendrick solía visitarlo, aseguró el componente de Maná.

Además, Edward Albee, escritor de «Who’s Afraid of Virginia Woolf», obtuvo la inspiración para el título de su obra por un escrito que estaba en el espejo del baño, añadió.

«Lo que quisiera es que cuando la gente entrara aquí dejara sus problemas fuera de la puerta y entrara a una atmósfera, un ambiente muy relajado, muy cálido, con buena música, que se echen unos buenos tragos y disfruten una deliciosa comida moderna», indicó.

El músico aseguró que su intervención en la sociedad se limita a los temas de diseño, la música, probar los platos y dar ideas.

Pero son sus socios Luis Miguel Amutio, Roberto Polesello y el chef Aldo Alo quienes «operan el barco».

«Para la comunidad latina hacía falta un lugar contemporáneo, para gente que le guste desde el House, al Rock and Roll, al jazz latino y bossa nova», indicó el batería, quien dijo que se «defiende en la cocina».

Mencionó además que será un lugar para exposiciones y sobre todo, donde artistas puedan ir sin ser molestados, «independientemente si llegan los paparazzi».

Sobre sus compañeros de Maná dijo que están todos de vacaciones, y que el viernes él viajará a México para comenzar a trabajar en lo que será el próximo disco de la banda, que estaría en el mercado para octubre de 2009.

«Creo que esto me está inspirando muchísimo. Venir a Nueva York, con gente tan maravillosa y con esta fusión cultural tan increíble, me llena mucho», aseguró.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Lo más leído