Empeora el estado de la duquesa de Alba

La Duquesa de Alba estaba muy feliz el sábado pasado. Era la la primera boda de uno de sus nietos, el hijo de Alfonso, Javier Martínez de Irujo Hohenlohe, con Inés Domecq, en Jerez de la Frontera.

Como es ya cada vez más habitual en sus apariciones públicas, la Duquesa llegó en silla de ruedas y se retiró al palacio de Dueñas en Sevilla a poco andar la fiesta.

Hasta aquí todo normal pero fue una vez ya instalada en su residencia se atragantó con un zumo, hacia las diez de la noche. El accidente fue derivando a mayores, se le encharcaron los pulmones y allí se produjo el fallo cardiaco, según informa el diario El País.

Tuvo que ser intervenida de urgencia, pero la operación no ha dado el resultado esperado.

En el último tiempo, la salud de la Duquesa empeora progresivamente tanto física como psíquicamente. Según un informe médico que cita El País, «padece de una isquemia cerebral e hidrocefalia, lo que produce una reducción del flujo sanguíneo que afecta al normal funcionamiento del cerebro y una demencia que puede ser progresiva».

La silla de ruedas se convertirá desde ahora en un instrumento permanente y su familia cerrará el cerco entorno a doña Cayetana, con quien han tenido tensas relaciones desde que se filtraran sus planes de boda este verano con el funcionario Alfonso Díez-Carabantes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído